viernes, 4 de junio de 2010

Muera la "p"... viva el "intervalo de confianza"


Los valores p de significación estadística (contraste de hipótesis), de los que se suele abusar en las publicaciones médicas, se han criticado ampliamente y se está dando mayor importancia a los intervalos de confianza (IC), que son una alternativa más fácil de entender. En el entorno de la Medicina basada en pruebas es conocida la argumentación de que lo que interesa no es la diferencia estadísticamente significativa (valorada especialmente con la "p"), sino la diferencia clínicamente relevante (valorada, entre otros aspectos, mediante el "intervalo de confianza").

Los IC indican un rango para el resultado que es creíble a partir de los datos recogidos en el estudio. La amplitud de un IC (generalmente al 95%) y los valores de sus límites (superior e inferior) facilitan la interpretación de los datos y se pueden (y deben) calcular para cualquier estimador. En este contexto aconsejamos la lectura del artículo "¿Cómo mejorar los intervalos de confianza?", que reabre el cordial debate entre frecuencistas y bayesianos.

Sea como sea, es importante que no olvidemos nunca el IC, tanto en la lectura crítica de documentos como en la elaboración de artículos originales de investigación. Podremos indicar o no la "p", pero conviene no olvidar que debemos calcular el IC. El título de esta entrada puede ser algo exagerado, pero ayuda a conservar el mensaje.