martes, 13 de marzo de 2012

El chocolate es y está bueno


En el número de Evidencias en Pediatría del mes de marzo, se ha publicado la valoración crítica de una revisión sistemática que concluye que la ingesta de chocolate disminuye el riesgo cardiometabólico en adultos.

En la RS se incluyen estudios que miden el nivel de consumo de chocolate y su influencia sobre cualquier tipo de enfermedad cardiovascular, sobre infarto, ictus, enfermedad isquémica, fallo cardíaco, diabetes y síndrome metabólico. Incluyen 6 estudios de cohortes y un estudio transversal (no hay estudios experimentales). Para el análisis utilizan solo las categorías extremas de consumo (poco o mucho). Siguen a los pacientes entre 8 y 16 años y encuentran disminución de riesgo enfermedad cardiovascular de cualquier tipo y de ictus.

Tal como concluyen los autores de la valoración crítica, si los resultados se confirmasen con ensayos clínicos sería un modo barato de prevenir enfermedad cardiovascular, y sería entonces conveniente que se comercializasen productos alimenticios con chocolate que no aportaran tantas calorías como los que ahora hay en el mercado.

¿Creéis que se ha difundido ya a diestro y siniestro lo bueno que es el chocolate para disminuir todo tipo de enfermedad cardiovascular? Pues por supuesto. En Google hay ya 119 mil resultados con las palabras “chocolate riesgo cardiovascular” y ya la primera es de un diario de información general donde el resultado viene expresado como reducción relativa del riesgo, que es mucho más bonito y magnifica los resultados.

A partir de ya nos podemos encontrar con una locura de moda de hiperingesta de chocolate que aumente paradójicamente la enfermedad cardiovascular por aumento de la obesidad y del síndrome metabólico.


Me recuerda mucho esta situación a lo que ha pasado con o puede haber pasado con el alcohol, que disminuye el riesgo de enfermedad cardiovascular pero puede aumentar la mortalidad por accidentes de tráfico, o las nueces (un puñado de nueces al día puede aumentar el peso 5 Kg en un año, lo cual puede hacer aumentar el riesgo cardiovascular).

La secuencia correcta sería, primero comprobar o no causalidad haciendo estudios experimentales, y si hay relación causal, luego, comercializar productos de chocolate hipocalóricos.

Mientras tanto, recomendemos un consumo moderado de chocolate, porque está muy rico.