viernes, 14 de diciembre de 2012

Literatura en Latinoamérica e infancia: la magia del español


No seré yo quien discuta cuál es el idioma de la ciencia en el final del siglo XX y comienzos del XXI. Pero tampoco seré el que apague mi voz por defender el idioma español como medio de transmisión de información, de formación, de conocimientos, de ciencia y de conciencia. Porque si de algo puede presumir España y Latinoamérica es de grandes magos de la palabra, porque las posibilidades y diversidad del español (de los "españoles" hablados en cada país) son iguales o infinitamente superiores al de otros idiomas. De otra forma, no sería coherente que desde hace casi una década trabaje, junto a un magnífico equipo, alrededor del proyecto MEDES (MEDicina en ESpañol). 

Porque, concretando la hipótesis en la ciencia médica, la buena ciencia médica es aquella que es rigurosa desde el punto de vista científico, que es importante desde el punto de vista clínico y que es aplicable a nuestros pacientes y a la sociedad para dar la máxima calidad médica con la mínima cantidad de intervenciones (y en el lugar más cercano al paciente). Y estos principios no son coto privado del inglés, of course… por mucho lobby que se aplique al factor de impacto (con más limitaciones que ventajas alrededor de la "impactolatría", aunque no hayamos descubierto un método mejor para medir la sanidad y a los sanitarios) y otros indicadores cienciométricos. 

Pero hoy no vamos a hablar de ciencia pediátrica en español. Hoy vamos a hablar de literatura en español orientada a la pediatría, a la infancia. Porque en el último Congreso ALAPE 2012 tuvieron a bien (otro acierto más) exponer diferentes carteles en la sede del congreso con la foto de famosos escritores lationamericano y algunas de sus frases orientadas al niño, a la adolescencia, a la educación, al tránsito de la niñez a la vida adulta, etc.  He aquí algunos ejemplos para el disfrute del intelecto.

 José Martí (Cuba, 1853-1895) 
- “Sólo hay un niño bello en el mundo y cada madre lo tiene”. 
- “No hay mejor sistema de educación que aquel prepara al niño para aprender de sí”.
“Sólo es grande el hombre que nunca pierde su corazón de niño”

Rubén Darío (Nicaragua, 1867-1916) 
- “Juventud, divino tesoro, y ya te vas para no volver. Cuando quiero llorar, no lloro… Y a veces lloro sin querer…”.
- “Yo supe del dolor desde mi infancia, desde mi Juventud… ¿fue juventud la mía?. Sus rosas aún me dejan su fragancia, una fragancia de melancolía…”.
- “Potro sin freno, se lanzó mi instinto, mi juventud montó potro sin freno; iba embriagada y con puñal en cinto; si no cayó, fue porque Dios es bueno”. 

Federico García Lorca (España, 1898-1936) 
- “Tener un hijo no es como tener un ramo de rosas”. 
- “Como no me he preocupado de nacer, no me preocupo de morir”. 
- “El más terrible de los sentimientos es el sentimiento de tener la esperanza perdida”. 

Miguel Ángel Asturias (Guatemala, 1899-1974) 
”Recuerdo que en los días rosados de mi infancia, la abuela… (¿de quién son los abuelos?, ¿de los niños?), solía por las noches, cuando la tibia instancia parecía una caja de dulces de la luna, contar historias viejas. Hoy no sé ninguna…”. 
- “Toda obra, cualquiera que sea, literaria, política, científica, debe estar respaldad por una conducta”.

Ernesto Sábato (Argentina, 1911-2011) 
- “Privar a un niño de su derecho a la educación es amputarlo de su primera comunidad donde los pueblos van madurando sus utopías”.
- “En la bondad se encierran todos los géneros de la sabiduría”.
- “Al sanar las heridas físicas de los niños, ellos pueden sobrevivir a una guerra. Si sanamos sus espíritus, tal vez se prevenga la próxima guerra”. 

Octavio Paz (México, 1914-2011) 
- “América no es tanto una tradición que continuar como un futuro que realizar”.
- “Para poder ser he de ser otro, salir de mi, buscarme entre los otros”.
- “El fin de la historia será el comienzo de la paz: el reino de la inocencia recobrada”. 

Augusto Roa Bastos (Paraguay, 1917-2005) 
- “No se sabe si la vida es lo que vive o lo que muere”.
 - “Escribo para evitar que al miedo de la muerte se agregue el miedo de la vida”.

Eduardo Galeano (Uruguay, 1940) 
- “Mucha magia y suerte tienen los niños que consiguen ser niños”.
- “Hay un único lugar donde ayer y hoy se encuentran y se reconocen y se abrazan. Ese lugar es mañana”. 
- “Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, pueden cambiar el mundo”.

Como ya informamos, uno de los momentos cumbres del Congreso tuvo lugar en la Conferencia Inagural dedicada a la figura del escrito colombiano más ilustre y el tema fue "Reflexiones sobre la infancia en la obra de Gabriel García Márquez"