martes, 16 de julio de 2013

Objetivos de Desarrollo del Milenio 2015. ¿Donde estamos?




En estos tiempos tan difíciles que estamos viviendo en el, digamos, primer mundo, es fácil perder la perspectiva. Olvidarse de que la crisis no sólo afecta a la Unión Europea o Estados Unidos. Es fácil no recordar que aproximadamente el 80% del planeta vive en estado de crisis permanente, en términos de pobreza, desigualdades socioeconómicas y sanitarias.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo puse en marcha en 2000 una ambiciosa iniciativa: los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), que se concretan en ocho. Podéis visionarlos en el siguiente vídeo:

 

Contemplar esos ocho Objetivos puede producirnos una sensación contradictoria, una mezcla de entusiasmo y de escepticismo (todos recordamos aquello de "Salud para todos en el año 2000...). Sin embargo, y aunque 2015 está a la vuelta de la esquina, se están logrando avances muy importantes. Y es necesario que todos los conozcamos. Muchos se refieren a mejoras en la salud maternoinfantil. El informe  2013 de los ODM (bajo estas líneas) nos los detalla, pero adelanto algunos:

  • Entre 2000 y 2010, las tasas de mortalidad debido al paludismo descendieron más de un 25% a escala mundial, lo que significa que se evitaron 1,1 millones de muertes. La proporción de muertes por tuberculosis a nivel mundial y en varias regiones podría reducirse a la mitad para 2015 respecto de los niveles de 1990. Entre 1995 y 2011, 51 millones de pacientes recibieron tratamiento efectivo contra la tuberculosis y con ello se salvaron 20 millones de vidas.
  • El porcentaje de personas desnutridas en el mundo descendió del 23% entre 1990 y 1992 al 15% entre 2010 y 2012.
  • La tasa de mortalidad de los niños menores de 5 años se redujo en todo el mundo un 41%: de 87 muertes por cada 1.000 nacidos vivos en 1990 pasó a 51 en 2011, lo que indica que murieron 14.000 niños menos por día.
  • A escala mundial, la tasa de mortalidad materna ha disminuido un 47% durante los dos últimos decenios, de 400 muertes maternas por cada 100.000 nacidos vivos, a 210 entre 1990 y 2010.
Aún es mucho lo que queda por hacer, de hecho el informe 2013 identifica diversos factores que están dificultando la consecución completa de los ODM. Sin embargo, los obstáculos que existen, y que seguramente seguirán existiendo, no deben empañar lo ya conseguido. Los ODM son una muestra de lo que el ser humano es capaz de lograr cuando existe la firme voluntad de buscar el bien y de poner los medios para lograrlo.

Y además, qué narices, estamos necesitados de buenas noticias. Y este informe viene repleto de ellas. Tomemos conciencia de lo mucho y bueno logrado... aunque el tramo que queda por recorrer es mucho mayor que el ya transitado.