Cine y Pediatría 8

martes, 4 de marzo de 2014

Test rápido de detección de antígeno estreptocócico en las consultas de atención primaria



España tiene el dudoso honor de ser, dentro de los países de nuestro entorno,  uno de los mayores prescriptores de antibióticos. No sólo eso: existe también prescripción de antibióticos inadecuados para el tratamiento de diversas infecciones.

Ni qué decir tiene que el lugar en donde tiene lugar el mayor número de prescripciones de estos fármacos es en las consultas de atención primaria de los centros de salud. En cuanto a la edad pediátrica se refiere, la mayor parte de las consultas espontáneas que vemos día tras día son por patología infecciosa, sobre todo de etiología vírica. No tributaria, por lo tanto, de recibir tratamiento antibiótico alguno.

Desde hace algunos años en gran parte de las consultas de pediatría de atención primaria es posible disponer del test rápido de detección de antígeno del estreptococo beta hemolítico del grupo A. Cada uno puede relatar su experiencia en el uso d esta prueba. La mía es que, desde que puedo disponer de la misma, he podido reducir de manera drástica la prescripción de antibiótico. Y creo que mi experiencia es muy similar a la de la mayoría de colegas que dispongan de esta herramienta.

Sin embargo... este test rápido de detección de antígeno del estreptococo beta hemolítico del grupo A no está disponible en muchas consultas de atención primaria. Depende de la comunidad autónoma de la que trabajes, dentro de cada comunidad depende de si la gerencia correspondiente quiera adquirirla o no... En fin, la consabida variabilidad clínica injustificada, en este caso referida no a un tratamiento sino a la disponibilidad de una prueba rápida, que permite tratar a quién se lo merece (una minoría de casos) y no tratar a la mayoría de nuestros pequeños pacientes.

El Grupo de Patología Infecciosa de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) es consciente de esta situación. Y ha publicado un documento en el que, en sus conclusiones finales, dice lo siguiente sobre esta prueba de diagnóstico rápido:
  • Favorece y contribuye a un uso racional de los antibióticos al evitar el uso de los mismos en procesos en los que no están indicados 
  • Disminuye los costes optimizando la utilización de recursos diagnósticos y terapéuticos 
  • Aumenta el nivel de calidad de la atención prestada a los pacientes 
  • Aumenta la seguridad del paciente al establecer de forma rápida la necesidad o no de tratamiento, evitando los problemas originados por una inadecuada prescripción: efectos adversos en el paciente y resistencias bacterianas en la población
Por todo ello, el Grupo de Patología Infecciosa de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) recomienda que este método diagnóstico sea incorporado a las consultas de pediatría en este nivel asistencial.

Nosotros no podemos estar más de acuerdo con lo expuesto por este Grupo de Trabajo, así que desde este blog queremos contribuir a que esta petición sea conocida por todos y llegue "a quien corresponda". Nuestros niños se beneficiarán de ello. Podéis acceder al informe del Grupo de Patología Infecciosa de la AEPap desde este enlace y también desde el slideshare que os he insertado bajo estas líneas.


1 comentario:

Gledys Freijanes Padrino dijo...

Soy pediatra y estoy totalmente de acuerdo.