lunes, 7 de diciembre de 2015

Formación y evaluación basada en competencias


El XII Encuentros de Tutores y Jefes de Estudio (AREDA 2015) llevado a cabo en el mes de septiembre en Bilbao nos dejó buenas enseñanzas. Hace unas semanas ya hablamos del Liderazgo tutor-residente. Hoy revisamos la Formación y evaluación basada en competencias. 

La Formación y Evaluación basada en Competencias (FBC) se erige como el camino a seguir para dar una respuesta a los retos socio-sanitarios actuales. Se centra en el aprendizaje (discente) y no en la enseñanza (docente), y en resultados; flexibiliza el desarrollo de los programas en función del ritmo de aprendizaje y enfatiza la evaluación formativa y la rendición de cuentas. 
La evaluación de las competencias, motor del aprendizaje, solo es posible realizarla en la acción, mediante la observación del comportamiento del profesional en contextos o situaciones profesionales concretas por uno o varios observadores, o por resultados del trabajo realizado. 
Antes de comenzar a evaluar, debemos definir los perfiles profesionales, cambiar nuestros métodos educativos y formar a los evaluadores. En este sentido, las sociedades científicas y los profesionales, tienen mucho que decir, y es desde la FBC donde es posible hacer avanzar hacia la excelencia a nuestro prestigioso sistema MIR

No es posible establecer sistemas educativos y complejos procesos de evaluación, tanto en el grado como en la formación especializada, si no está previamente definido qué profesional se precisa y para qué sociedad. Esto implica un nuevo profesional, donde la solidaridad, el liderazgo y la corresponsabilidad con la sostenibilidad del sistema sanitario público sean valores fundamentales. Tal compromiso se ha de centrar en una formación que potencie, entre otros aspectos: la convivencia entre las distintas culturas, el aprendizaje a lo largo de la vida, la autonomía y responsabilidad personal y profesional, una visión universalista, y el pensamiento crítico, creativo y solidario. 
En definitiva, la formación debe de hacer énfasis en los principios del “profesionalismo” o profesionalidad que implican un compromiso con: 
1. La competencia: aprendizaje a lo largo de toda la vida profesional 
2. La honestidad con los pacientes 
3. La confidencialidad 
4. El mantenimiento de unas relaciones apropiadas con los pacientes 
5. La mejora en la calidad de los cuidados 
6. La mejora en el acceso a los cuidados 
7. La justa distribución de recursos finitos 
8. El conocimiento científico: integridad en el uso del conocimiento y la tecnología 
9. El mantenimiento de la confianza en la gestión del conflicto de intereses 
10. Las responsabilidades profesionales: trabajo colaborativo, autorregulación. 

La FBC transforma “la evaluación del aprendizaje” en la “la evaluación para el aprendizaje”. Allí donde dos elementos son clave: el feedback y el tutor. 

Hay distintos modelos de FBC, pero en esta exposición se analiza el Modelo competencial del Hospital de Cruces, un modelo conocido, con amplia experiencia y validado. Un modelo que considera estos 7 dominios competenciales, esenciales para un médico del siglo XXI: 
1. Valores profesionales, actitudes, comportamiento y ética (Profesionalidad) 
2. Comunicación 
3. Cuidados del paciente y habilidades clínicas 
4. Conocimientos médicos 
5. Práctica basada en el contexto del Sistema de Salud (Salud Pública y Sistemas Sanitarios) 
6. Práctica basada en el aprendizaje y la mejora continua (análisis crítico-autoaprendizaje) 
7. Manejo de la información 

Un buen momento para pasar de la pirámide de Keops a la pirámide de Miller.

(El texto y las ideas de este post proceden de mi buen amigo, el Dr. Jesús Morán Barrios, a la postre líder de este modelo del Hospital de Cruces que hoy elegimos como modelo y cuya exposición más teórica y profunda se puede revisar en la presente bibliografía:
- Morán Barrios J y cols. ¿Reinventar la formación de médicos especialistas? Principios y retos. Nefrología. 2010; 30: 604-12.
- Morán Barrios J. Un nuevo profesional para una nueva sociedad. Respuestas desde la educación médica: la formación basada en competencias. Rev Asoc Esp Neuropsiq. 2013; 33: 385-405.
- Morán Barrios J. La evaluación del proceso de formación especializada, una propuesta fundamentada en el proyecto ‘Formación especializada basada en competencias del Hospital de Cruces 2008. Educ Med. 2012; 15 (Supl 1): S29-S34.

Gracias, Jesús, por estas enseñanzas y este modelo a seguir).