viernes, 17 de enero de 2014

La histeria de la "gripe A" o el día de la marmota


Pero ¿es que no hemos aprendido nada? Desde hace varios días tanto prensa escrita como radio y televisión han vuelto a relatarnos, con regodeo irresponsable, cada ingreso, cada fallecimiento por la "gripe A". ¿Hemos vuelto a 2009? ¿Acaso no hemos aprendido nada de aquella "pandemia" y de su "panicodemia" asociada?

Ignoro los motivos por los cuales ha saltado a los medios la "gripe A" (cuyo virus AH1N1 pasó a formar parte de la gripe estacional de cada año desde entonces) ha saltado a los medios. Pero me preocupa mucho más la irresponsabilidad de algunas autoridades sanitarias que en vez de tranquilizar a la población se empeñan en echar gasolina al fuego. ¿Quieren que la población tenga miedo? ¡Si ya lo tenemos! No por la gripe sino por todas las noticias sobre la crisis socio-político-económica que nos martillean el cerebro y nos encogen el alma.

Es como si hubiéramos a 2009 otra vez. Como Bill Murray en "Atrapado en el tiempo", su particular "Groundhod day" o "Día de la Marmota".

¿Qué podemos decir a la población? Que cada invierno hay gripe (sí, parece una perogrullada, pero es así). Que la gripe habitualmente es una enfermedad molesta pero autolimitada... aunque puede agravar las patologías subyacentes de algunos enfermos crónicos. Cada año, desde antes de la "panicodemia 2009", la gripe era causa de muerte de 2.000-3.000 españolitos cada año. ¿Era entonces noticia esto?

En aquella temporada 2009-2010 se puso en marcha en Internet una iniciativa colaborativa bloguera llamada "Gripe y Calma". Menos mal que el blog, con todo su material, permanece abierto en la Red. Así que a todos aquellos sufridos ciudadanos que vivan con miedo todas las noticias que sobre la "terrorífica gripe A" les recomiendo visitar la sección de esa iniciativa especialmente dedicada a informarles a ellos.  Y visitar su sección de preguntas y respuestas. Allí encontraremos todos información veraz y científica. Huyendo de cualquier tipo de amarillismo.

Qué lástima que haya que repetir todo esto cuatro años después...