viernes, 6 de abril de 2012

El melanoma también puede aparecer en adolescentes


Recuerdo a un niño de mi cupo al que, cuando cumplió los preceptivos 15 años, perdí de vista al ser esa edad la del cambio administrativo de médico (de pediatra a médico general/de familia). Dos años después, cuando tenía 17 años, me enteré de su fallecimiento. La causa: un melanoma.

Puede parecer sorprendente. ¿Un melanoma a los 17 años? Sin embargo, no lo es. Podemos leerlo en la prensa hace muy pocos días: "La incidencia de cáncer de piel aumenta entre los jóvenes". La noticia no se refiere a "cualquier cancer de piel": se centra en el melanoma. Su incidencia está aumentando entre la población más joven. En Estados Unidos es el tercer tipo de cáncer más frecuentemente diagnosticado en adolescentes y adultos jóvenes (15-39 años). Al parecer, el aumento es más acusado entre las mujeres, y el empleo de cabinas de bronceado es uno de los factores señalados como responsables de este aumento de incidencia, más en "ellas" que en "ellos".

Ha llegado el buen tiempo y, con él, las ganas de ponerse moreno/a. Como cada año, es fundamental recordar a la población general qué precauciones deben seguir para minimizar los peligros de la exposición al sol. En pediatría, la protección de los niños es fundamental. En la web del Grupo PrevInfad disponemos de un conjunto de recomendaciones esenciales que todos los pediatras debemos conocer. Podeis acceder a las mismas desde este enlace o bien descargároslas desde esta entrada del blog.