lunes, 17 de septiembre de 2012

LA POBREZA Y LA SALUD


                                                                         
Recientemente ha tenido lugar en Escocia (St Andrews) el congreso ISSOP 2012 (International Society for Social Pediatrics AND Child Health) donde hemos acudido para impertir un taller sobre recursos para obtener información basada en la evidencia.

El proceso de preparación del taller nos ha forzado a conocer con detalle recursos web de gran interés que os trasmitiremos en futuras entradas a este blog, aunque es posible que muchos de vosotros ya las conozcáis (Cochrane Journal Club, NHS Evidence, Clinical Evidence, etc.).

Sin embargo, hoy os voy a hablar de una conferencia que escuché en el congreso, de esas charlas que te captan la atención de principio a fin y que te emocionan. Fantástico Harry Burns, Chief Medical Officer de Escocia. En su conferencia “Developing a policy and collaboration for the early years” nos habló de la relación de la pobreza y el desempleo y su relación con la salud y la enfermedad.

Este enlace es de una conferencia de contenidos en parte comunes con la que le escuché en St. Andrews, vale la pena escucharla si disponéis de unos 15 minutos.

Empieza su conferencia con una foto de una barriada pobre de Glasgow de los 80, con pisos en malas condiciones, pero con un espectacular mural hecho por un artista cotizado, y se pregunta ¿en qué ayuda este dinero invertido en el mural al muchacho que pasa por allí? ¿es esto lo que necesita la gente que vive en esas casas?

Escocia globalmente, explicó, sobre un gráfico de esperanza de vida al nacer, era un país promedio en Europa hasta los años 50 del siglo XX. A partir de ahí se fue quedando rezagado, de modo que en los años 90 quedó en el nivel mas bajo de Europa, ¿qué sucedió en Escocia, especialmente en Glasgow en los años 50?: cerraron la mayoría de los astilleros y bruscamente una población próspera y acostumbrada a trabajar quedó desempleada. Las personas quedaron sin medio de vida y sin esperanza (esta situación de desempleo brusco y masivo en una población previamente próspera seguro que os suena de algo).

En un gráfico de las principales causas de muerte de 2003-2007 (minuto 4), comparando Glasgow con dos ciudades inglesas de similar nivel económico, se encuentra un exceso de mortalidad debido solo a causas sicosociales (drogas, suicidio, alcohol y violencia), siendo las causas cardiovasculares muy similares. Hay algo en el espíritu y cultura de zonas deprivadas de forma prolongada que condicionan su perfil sanitario, y que no mejorarán con campañas antitabaco y antiobesidad solamente.

Harry Burns defiende que la solución está en armar a las personas con estructuras sociales que les empodere y les haga tomar las riendas de su futuro (da cifras espectaculares en una pequeña zona de Escocia, de descenso de criminalidad, depresión posnatal, desempleo, embarazos en adolescentes y niños registrados para protección social desde 1996 a 2004).

Cuando se dan cifras de fracaso escolar, laboral, físico y social en esas barriadas pobres, tan altas como del 80%, es importante indagar en qué hace que el 20% restante no fracase. La resiliencia, o capacidad de salir adelante en las condiciones mas adversas, y que explica magistralmente en el minuto 6:13, y que procede de la capacidad de explicarse de forma estructurada y predecible su situación, entenderla, y tener los recursos personales para ver esa situación como un desafío, una meta que alcanzar y conseguir.