martes, 24 de noviembre de 2009

Sobre la importancia de los manuales metodológicos en la elaboración de guías de práctica clínica


Que una guía de práctica clínica (GPC) no puede realizarse de cualquier manera es algo que en este blog se ha repetido en numerosas ocasiones. En realidad, no hay más que leer la definición tradicional de GPC: "Las Guías de Práctica Clínica (GPC) son un conjunto de "recomendaciones desarrolladas de forma sistemática para ayudar a profesionales y a pacientes a tomar decisiones sobre la atención sanitaria más apropiada, y a seleccionar las opciones diagnósticas o terapéuticas más adecuadas a la hora de abordar un problema de salud o una condición clínica específica".


El subrayado en negro es fundamental. La expresión "guía de práctica clínica" debiera reservarse para aquellos documentos elaborados conforme a un procedimiento estructurado que asegure su calidad mediante la adopción de una metodología sistemática basada en las mejores pruebas científicas disponibles.


En el ámbito anglosajón, instituciones como NICE o SIGN disponen de manuales metodológicos que, de forma clara, explican los pasos a seguir por parte de los organismos promotores de GPC.


En España es mucho y bueno lo que se ha avanzado en el campo de los manuales metodológicos para el desarrollo de GPC. Guiasalud publicó en 2007 (y actualizó en 2008) un Manual Metodológico para Elaboración de Guías de Práctica Clínica en el Sistema Nacional de Salud.
  1. Edición de 2007.
  2. Actualización de 2008

 Está en proceso de elaboración un manual de implementación de guías, fundamental también para que estos documentos no queden, tras su elaboración, olvidados en una estantería. Una GPC correctamente elaborada que luego no se implementa supone una pérdida de tiempo y recursos, tanto humanos como económicos.


En España, por tanto, disponemos de un excelente y detallado manual metodológico para la elaboración de GPC. Un manual del que hay que hacer toda la difusión posible con el fin de que todas las instituciones sanitarias, ministerio y consejerías de salud autonómicas "vayan a a una" en este tema. Las GPC del Programa de Guías de Práctica Clínica en el Sistema Nacional de Salud ya siguen esta metodología. El objetivo es que dicha metodología sea el "estandard de referencia" para todas las GPC, incluidas las que no forman parte de este Programa. Difícil tarea, en un país con 19 calendarios vacunales y casi las mismas definiciones de gripe.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

En realidad el manual de 2008, es un manual metodológico para el proceso de actualización de Guías de Práctica Clínica.

Cristóbal Buñuel Álvarez dijo...

OK, muchas gracias por la aclaración.