lunes, 22 de octubre de 2012

Otra terrible historia de acoso de una adolescente


"Humillada en la Red, humillada en la calle" es la historia de una niña canadiense de 15 años que se suicidó tras sufrir durante tres años un acoso que le destrozó la vida. La historia se puede leer en la prensa. Es sobrecogedora. A los doce años cuelga unas fotos mostrando sus pechos a instancias de su verdugo. Y desde entonces vive en un mundo de amenazas cumplidas, que le destrozan la vida. Un mes antes de suicidarse, graba un video de su calvario, que su familia quiere que siga en la red para que sirva de testimonio.
El acoso puede ser demoledor para quien lo sufre. En Evidencias en Pediatría se ha tratado el tema del acoso. Hay numerosos estudios. Entre ellos podemos leer que "Los escolares acosados tienen más riesgo de autolesionarse en la adolescencia" y que "Los adolescentes que sufren acoso escolar tienen más ideas suicidas". En este blog tambien se ha tratado en Acoso escolar: todos podemos ayudar.
Las nuevas tecnologías añaden nuevas formas de acoso. El ciberacoso o cyberbullying cuando un menor acosa a otro haciendo uso de las nuevas tecnologías. El grooming en el que el acoso tambien es con las nuevas tecnologías, pero el que acosa es un adulto y la víctima un menor. Son acciones realizadas para establecer, de forma deliberada, una relación y control emocional sobre un menor, con el fin de preparar el terreno para el abuso sexual.
Y para prevenirlo hay consejos para los menores que incluyen ser cuidadoso con los datos personales que se publican, no agregar a desconocidos y  tener especial cuidado al colgar contenidos en Internet.
Y por supuesto consejos para los padres, que son los verdaderos responsables. Incluyen que deben involucrarse en el uso que sus hijos hacen de Internet, establecer un horario, inculcarles el uso responsable. Pero el más importante de todos:   Los ordenadores con webcam y acceso a Internet deben estar en zonas comunes de la casa.
Hacerlo de otra manera es exponer a una persona inmadura, una niña, a que sortee riesgos para los que no está preparada.¿Quien dejaría a su hija de 12 o 14 años a solas en casa con un adulto desconocido?

Nunca más un niño acosado que se suicida ante el dolor de lo inevitable. Y como no podemos evitar que haya maltratadores y personas sin escrúpulos, pues podemos y debemos de proteger a nuestros niños y niñas.