martes, 30 de junio de 2015

Comunicado de la AEP ante el fallecimiento del menor enfermo de difteria



El caso del niño de Olot enfermo de difteria ha terminado de la peor manera posible: con su fallecimiento.

La Asociación Española de Pediatría, con motivo del mismo, ha emitido un comunicado que reproducimos en su totalidad. Deseando que por nuestra parte que un suceso tan desgraciado y evitable no vuelva a producirse nunca en nuestro país.

Éste es el texto del comunicado:

COMUNICADO OFICIAL DE LA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE PEDIATRIA (AEP) ANTE EL FALLECIMIENTO DEL MENOR INFECTADO POR DIFTERIA 
 Madrid, 27 de junio de 2015.- 


Ante la noticia del fallecimiento del menor de Olot infectado por la difteria, desde la Asociación Española de Pediatría queremos: 



Transmitir nuestro más sentido pesar a la familia del niño fallecido. Hoy, solo vale expresar la más sincera solidaridad hacia ellos. Los pediatras, los médicos en general, llegados estos momentos, debemos estar con los familiares, escuchando, acompañando y comprendiendo su dolor. 



También, hacer un reconocimiento a los profesionales que se enfrentaron inicialmente a un caso de una enfermedad casi desaparecida y de difícil sospecha, y a los del centro hospitalario donde han hecho todo lo posible para intentar que el pequeño se recuperase, así como a las autoridades sanitarias, que han gestionado la obtención de recursos terapéuticos tan especiales de esta enfermedad en las circunstancias actuales. 



Actualmente más del 95% de los niños menores de un año residentes en España está vacunados frente a la difteria, la dosis de refuerzo del segundo año de vida casi alcanza esta cifra; sin embargo las dosis de refuerzo posteriores deben ser mejoradas. Este nivel de inmunización individual y colectiva ha de servir para transmitir un mensaje de tranquilidad a las familias residentes en España respecto a la probabilidad de contraer la infección. No obstante, en la prevención de las enfermedades infecciosas, incluso de aquellas aparentemente eliminadas en nuestro medio como podía parecer en el caso de la difteria, nunca se debe bajar la guardia. 



Asociación Española de Pediatría



Podéis descargarlo también desde el slideshare que insertamos bajo estas líneas: