miércoles, 8 de junio de 2016

HUMANIZAR la sanidad... con el tesón de una sirena


Lo comentaba hace unos días en redes sociales: el recuerdo mejor que me he llevado del 64 Congreso Nacional de Pediatría recién celebrado es la sesión titulada "Los efectos secundarios de la hospitalización" que compartimos con Lary Leon Molina (responsable del Programa de Asistencia hospitalaria de la Fundación Antena3Media y Directora del Canal FAN3) y Juan Ibáñez Pérez (la voz y el alma de Trancas y Petancas en el programa El Hormiguero). Ellos nos regalaron sus experiencias como niños pacientes en hospitales donde la humanización estaba aún lejos de ser lo que es hoy. 

Lary León escribió en el año 2012 el libro "Lary, el tesón de una sirena" con la colaboración de Javier Bergado, (Xabi) su compañero de vida y amor, como ella nos dice. Como describe el poeta Manuel López Azorín en su blog, el libro muestra la fuerza, la voluntad , el tesón de quien, desde su nacimiento hasta hoy, ha nadado contracorriente, normalizando lo que la mayoría no percibe como tal, remontando el río de la vida , además de con naturalidad, con la fuerza y la pasión de su amor a la vida y a su familia (a quienes rinde un intenso y emotivo homenaje, especialmente al sacrifico amoroso y la voluntad de su madre y de su padre, y a la naturalidad y cariño de sus hermanos) que, en este libro, ha convertido en un hermosísimo canto a la vida al contarnos su historia con la ternura y la delicadeza de quien evita regodearse en la tremenda dureza de ésta. Un libro más que recomendable, como recomendable y bueno es conocer a Lary. 

Y algo de ello refiere el final del prólogo de Matías Prats: "Lary, la representación de todos aquellos que han tenido la suerte de rozar tu aún corta vida, y en nombre de ellos, de los que han pasado sin saber, sin darse cuenta, hasta los que, como la mayoría (entre los que me encuentro), hemos leído la profundidad del mensaje con que nos obsequias, quiero darte las gracias porque has optado, quizás sin buscarlo, por darnos otro acto de amor y de alegría al concretarlo en estas páginas, que no son sino la luz que todos, y digo bien todos, hemos de tener"

Como ella nos recordó en el encuentro de Valencia, todo pasar por algo, todos tenemos capacidades e incapacidades. Pero el universo nos proporciona capacidades infinitas y somos nosotros los que decidimos sacar provecho de ellas, o no. Una frase en la portada del libro puede resumir parte de lo mucho vivido y sentido con ellos (y que creo que nadie de los asistentes olvidaremos): "La necesidad, la falta de algo, es lo que te empuja, es lo que mueve el mundo". 

Pensar que en un día como hoy, en que presentamos en sociedad un nuevo "hijo" (Cine y Pediatría 5), puedo recordar que hace unos días en Valencia nos regalamos nuestros libros: yo te pude dedicar el quinto "hijo" (y creo que los otros cuatro también están a tu lado) y tú me regalaste el tuyo, y también tu tesón. Pero lo mejor es esa dedicatoria que te hace tremendamente generosa y vital: "Para mi querido y admirado Javier. Gracias por tu labor con los niños y por tu espíritu. Tenerte cerca es un lujo ¿de película? Gracias por bañarte conmigo en el océano de la ilusión". 

GRACIAS Lary... necesitamos en el mundo sirenas como tú. Y la necesitamos para mejorar la HUMANIZACIÓN en los hospitales y en toda la sanidad. Porque la humanización no tiene recortes, y la formamos las personas y las personas necesitamos formarnos en el arte y la ciencia de humanizar.