viernes, 1 de abril de 2011

Aumento mundial de la mortalidad en adolescentes


La noticia es así, tal cual. Un reciente estudio publicado en Lancet ha puesto de manifiesto que la mortalidad en el segmento de edad comprendido entre 15 y 24 años es superior al que tiene lugar en menores de esa edad.

Dato sorprendente y preocupante. Es cierto que el progreso en el control de las enfermedades infecciosas por medio de campañas de vacunación y por el desarollo de tratamientos eficaces puede influir en el descenso de la mortalidad en los primeros años de vida. Pero ello no puede ocultar el incremento de la mortalidad en niños más mayores y adolescentes.

Las causas, resumiendo mucho, son tres: accidentes, violencia y suicidios. Tres causas de mortalidad prevenible.

En la web de la BBC en español amplían la noticia: "Según el estudio, ésta es la primera vez en 50 años que se observa una reversión en los patrones históricos de mortalidad.

"Las tasas de muerte en los jóvenes de 15 años ahora son más altas que en los menores de 10 años en países de altos, medianos y bajos ingresos", dicen los autores.

"En particular, los índices de mortalidad de varones de 15 años son ahora dos o tres veces más altas que las de niños varones menores de 10 años".

"La mayoría de los fallecimientos ahora son causados por lesiones".

Los investigadores utilizaron las bases de datos de la Organización Mundial de la Salud para analizar las tasas de mortalidad en 50 países entre 1995 y 2004.
".

"La muerte de niños de entre uno y nueve años ha caído en casi 90%, principalmente -dicen los autores- debido a la disminución de la mortalidad causada por las enfermedades infecciosas como diarrea y neumonía.

Pero mientras esos fallecimientos han disminuido, las tasas de mortalidad no se han reducido entre adolescentes y jóvenes.

Las muertes violentas están en aumento tanto en jóvenes hombres como mujeres, y las tasas de suicidios también se han incrementado entre estos grupos.

"Los resultados muestran que la violencia y el suicidio se han convertido en causas clave de muerte en los jóvenes, y son responsables de entre 25% y 35% de los fallecimientos en este grupo de edad en todas las regiones estudiadas", dicen los autores.

Estos niños y jóvenes, agregan, tienen ahora dos o tres más probabilidades de morir prematuramente que los niños de entre uno y cuatro años.

Tal como explica el doctor Russell Viner, de la Universidad de Londres, quien dirigió el estudio, "la vida moderna es mucho más nociva para los adolescentes y los jóvenes".

"Hemos visto aumentos en los accidentes de tráfico, incrementos en la violencia y en las tasas de suicidio, con índices que no habíamos visto antes con niños pequeños".

"Los años de la adolescencia solían ser la época más sana de nuestra vida. Pero ya no es así", agrega.
".

A partir de ahora las políticas de salud dirigidas a la disminuir la mortalidad evitable mundial deben tener en cuenta muy seriamente estos nuevos y preocupantes datos. La adolescencia, como dice uno de los autores del estudio, "ha dejado de ser la época más sana de nuestra vida". Trabajo para la OMS y para los ministerios de sanidad de los países de todo el mundo: actuar sobre el segmento de edad de 15 a 24 años con el fin de intentar revertir esta preocupante tendencia.