miércoles, 5 de marzo de 2014

¿Es la MEDICINA... una profesión de cine?


Hace justo una semana se celebro en el Colegio Inmaculada Jesuitas de Alicante toda una Jornada de orientación profesional bajo el título de "CompARTE cultura". Una jornada dedicada a los alumnos de último año de Bachillerato, quienes en pocos meses realizaran su examen de selectividad y elegirán lo que será su carrera universitaria...y, quizás, su futuro. 

Dentro de las distintas ponencias e intervenciones fui invitado a hablar con ellos de la Medicina, como carrera, como profesión, como forma de vida. Elegí un título provocador y los alumnos reconocieron que un gran número de ellos eligieron esta charla más por lo de "cine" que por lo de "medicina".
No era cuestión de "venderles" esta carrera o esta profesión, sino compartir la experiencia humana y humanística que debe suponer toda elección. 

En la presentación que adjunto expongo tres preguntas: 
1) ¿Por qué quiero estudiar Medicina? 
2) ¿Qué tipo de médico quiero ser? 
3) ¿El cine me puede hacer reflexionar...?. 

Y para contestarlas y fomentar el debate con clics de emociones y reflexiones, elegí cinco película (tres de las cuales llevaban incorporado una pequeña secuencia de la película): 
- El Doctor (Randa Haines, 1991) y esta secuencia de vídeo
- Pach Adams (Tom Shadyac, 1998) y esta secuencia de vídeo
- Las confesiones del Dr Sachs (Michel Deville, 1999). 
- Amar la vida (Mike Nichols, 2001) y esta secuencia de vídeo
- Las alas de la vida (Antonio P. Canet, 2006). 

Y es así como "Cine y Pediatría, una oportunidad para la docencia y la humanización en nuestra práctica clínica " se hizo presente en la aulas, y surgieron emociones y reflexiones no conocidas hasta ahora, pues el proyecto se había debatido hasta la fecha en congreso y reuniones pediátricas, médicas y sanitarias, incluso en la universidad... pero nunca hasta la fecha en las aulas de un colegio y de un instituto. 

Una gran experiencia... para todos.  

1 comentario:

Unknown dijo...

FELICITACIONES!! los frutos de la reflexión, la crítica y el análisis del ejercicio profesional, no necesariamente son inmediatos, es preciso realizar más eventos como el narrado, porque su impacto seguramente lo veremos en la atención de nuestros enfermos.
Saludos.