martes, 6 de marzo de 2012

¿Tienen los zumos superpoderes?


El fin de semana pasado, en el suplemento de moda de un diario de gran alcance en España, apareció un artículo con este título “¿Tienen los zumos superpoderes?”
Con mi sesgo anti-dietas-raras, me atrajo el título y leí el susodicho artículo con el prejuicio de “voy a indignarme un poco”.

No quedé desilusionada, es fantástico la cantidad de tonterías que puede llegar a hacer la gente para perder peso, lo cual lleva a otra gente a ganar un montón de dinero.

En Estados Unidos por lo visto hace furor esta corriente popularizada por las estrellas de Hollywood: con la terminología ya conocida de “depurativas”, “desintoxicación”, “equilibrio interior”, “reajuste”,…promueven una dieta consistente únicamente en zumos de frutas y licuados de verduras.
Esta dieta se comercializa por Internet (ya hay varias casa comerciales que lo hacen) y te la llevan a casa, alguna marca al módico precio de 100 a 150 dólares al día.

Las propias estrellas de Hollywood han entrado en el negocio como musas y difundidoras de determinas marcas de estos productos, a los cuales atribuyen propiedades extras tales como: producir ojos brillantes, claridad mental, piel tersa, pensamientos positivos, sentimientos de amor, resistencia,…toda una panacea del bienestar.

La tendencia parece que es imparable en Estados Unidos, pero en España ya van apareciendo propuestas y anuncios en esta línea.

El artículo es crítico con esta moda y cita que los nutricionistas estadounidenses no lo ven claro y que tampoco en España le ven razón de ser.

En el artículo entrevistan a un endocrinólogo que muy sensatamente afirma: “En endocrinología no nos sirve la palabra depuración, porque nosotros no nos limpiamos como si fuésemos una tubería. Es cierto que cuando comemos mal, acumulamos sustancias nocivas, pero para eliminarlas no hay que pensar en tomar zumos o un alimento concreto, sino en comer poco y bien”.
Pero a continuación una nutricionista española, reanuda el consabido discurso de: “la típica moda tonta de los americanos, capaces de pasar del atracón con comida basura a la depuración con solo zumos” y que “es una buena forma de aportar vitaminas muy concentradas y utilizar las virtudes de las plantas para mejorar y desintoxicar algunos órganos”.

¿Por qué no dejamos el lenguaje mágico y sin correlación con la fisiología de una vez?
Insistimos, siguiendo a la Universidad de Harvard y al sentido común: no a las dietas milagro, come menos y muévete mas.