lunes, 11 de marzo de 2013

Medicina basada en pruebas: gestación, parto y puerperio


No es la primera vez que hablamos de la vitalidad de un colectivo sanitario como son las matronas. Y uno siempre habla mejor de lo que conoce y tiene a su alrededor. Y si lo que se habla es positivo, miel sobre hojuelas... 
Este es caso del equipo de matronas del Hospital General Universitario de Alicante, en donde trabajo. Ya tuvimos ocasión de hablar de su web Cuidados 2.0, un espacio lleno de humanización y ciencia alrededor del embarazo, parto y nacimiento. Y en donde se expone que "nuestro quehacer como matronas está fundamentado en las prácticas clínicas basadas en la evidencia científica"

Este equipo organizó el 22 de febrero, junto con la Associació de Comares de la Comunitat Valenciana y la Agencia Valenciana de Salud, las III Jornadas de Actualiación para Matronas. Un programa intenso (conferencias, mesas redondas y comunicaciones científicas) para un evento que demuestra, una vez más, esa vitalidad científica de este colectivo. Una jornada en el que los pediatras-neonatólogos tuvimos la oportunidad de colaborar. 

En mi caso, se me pidió una introducción al tema de la medicina basada en pruebas (MBE), esa medicina que se prodiga también como paradigma de trabajo entre ellas, según se expone en su web. Para adaptarnos al entorno de la reunión, la ponencia tomó el título de "Medicina basada en pruebas: gestación, parto y puerperio". Y es, a través de la presentación que se adjunta, que se invita a: 

- Conocer la GESTACIÓN u orígenes de la MBE: en el que intentamos dar respuesta al ¿por qué? y ¿para qué? de la MBE 
- Profundizar en el PARTO o aplicación práctica de la MBE: en el que intentamos responder al ¿cómo?. 
- Reflexionar sobre el PUERPERIO o los malos usos y abusos de la MBE: en el que intentamos responder al ¿cómo no?. 

Durante la exposición plantemos un decálogo fácil de recordar, con 5 buenas noticias (o momento "in") y 5 malas noticias (o momentos "out"). Y, creo, que el mensaje llegó. 
Ahora, a esperar que cale hondo y, entre todos, consigamos una atención perinatal a la madre y al recién nacido con más calidad, menos cantidad (de intervenciones) y lo más próximo al paciente.