jueves, 30 de junio de 2016

Zika y Pediatría: ciencia y mucha conciencia


En el último avance de Evidencias en Pediatría se publican dos artículos en relación con el virus Zika y su impacto en Pediatría. 

El virus del Zika, transmitido por mosquitos del género Aedes, produce por lo general una enfermedad leve en el ser humano, si bien recientemente se han descrito cuadros neurológicos y anomalías congénitas (microcefalia) asociadas a infecciones por este virus en el embarazo en una epidemia en América1. La Organización Mundial de la Salud ha considerado esta posible relación como una emergencia internacional. 

- El Articulo valorado críticamente sobre un original publicado en Lancet, reanaliza los datos de la Polinesia Francesa en la primera epidemia de Zika, ya finalizada pero documentada y con datos suficientes para determinar la incidencia de microcefalia. El estudio apoya la tesis de que la infección en el primer trimestre del embarazo por Zika incrementa la probabilidad de microcefalia hasta el 1% y demuestra que es necesario un seguimiento estrecho de la embarazada, pero se necesitan estudios más potentes para clarificar dicha asociación y cuantificar el riesgo. 

- Y la Editorial nos regala un final de artículo pletórico, lleno de ciencia y, sobre todo, conciencia: "La situación inesperada del impacto en la morbilidad perinatal y pediátrica del virus Zika, y muy especialmente la aparición de la enfermedad importada en países ricos, sin duda va a contribuir a un enorme desarrollo de la investigación, que no hubiese sido de esta magnitud, de quedarse confinada en los países con pocos recursos. Una llamada de atención a situaciones epidemiológicas de esta envergadura, deben de plantearnos actuaciones solidarias sistemáticas con los países pobres". 

Y es que las infecciones existen, aunque no afecten al Primer Mundo. El zika, el dengue, el ébola, el chikunguña matan a muchas personas en el Tercer Mundo, pero su relevancia acaece cuando roza al Primer Mundo. Y es que este tipo de enfermedades no solo precisan ciencia, sino mucha conciencia.