Cine y Pediatría 8

lunes, 1 de mayo de 2017

Día del Trabajo y el TRABAJO de ser auténtico


El DÍA DEL TRABAJO se celebra el 1 de mayo en el mundo. Como curiosidad, a pesar de que la iniciativa surgió en Estados Unidos, en este país y en Canadá el Día del Trabajo se decidió celebrar el 1 de septiembre. 

Para remontarse a los orígenes del Día del Trabajo y conocer por qué se celebra el 1 de mayo hay que trasladarse hasta el año 1886 de Estados Unidos. Aquella época estaba marcada por la lucha que habían empezado los trabajadores para conseguir una jornada laboral de 8 horas y echar por tierra la norma que establecía la única limitación de no poder trabajar más de 18 horas seguidas sin causa justificada. 
En Chicago, una de las ciudades con peores condiciones laborales del país, la huelga se prolongó durante tres días más y se registraron violentos enfrentamientos entre la policía y los manifestantes que acabaron con casi una decena de muertos y múltiples heridos. En la plaza de Haymarket, la tensión entre las autoridades y los trabajadores alcanzó su punto máximo: explotó un artefacto que terminó con la vida de un policía. Tras el estallido, las fuerzas de seguridad responsabilizaron a los manifestantes de la muerte y se detuvo a más de 30 personas. De ellas, tres fueron condenadas a prisión y otras cinco fueron sentenciadas a pena de muerte en la horca –entre ellos, el periodista Adolf Fischer, autor de una proclama revolucionaria publicada en su periódico–. Su asesinato les encumbró con el nombre de 'mártires de Chicago', y en 1889 se declaró el 1 de mayo como el Día del Trabajador. La lucha obrera había conseguido que los sectores patronales accedieran a implementar la jornada de ocho horas. 

Una festividad que todos apreciamos, como apreciamos el valor del trabajo (bien hecho). Pero en festividad como hoy, vale la pena recordar que el verdadero TRABAJO es vivir y ser auténticos. A través de la psicomagia de Alejandro Jodorowsky, vale la pena recordar sus 21 MENSAJES para transmitir a cada miembro de la siguiente generación. 
1.Eres un ser deseado. Estás aquí porque el Universo lo quiso. 
2.Siente que eres libre de ser lo que eres, no permitas que nada ni nadie te etiquete, ni te imponga guiones que no se corresponden con tu autenticidad. 
3.Cada ancestro de tu árbol es un don que hay dentro de ti para ser usado a tu favor y al de todo el Universo. 
4.Aprende a no pedir amor, simplemente ama. 
5.Cree en los pequeños milagros de cada día y atiende a las coincidencias, en ellas hay mensajes ocultos que te guían en el correcto camino. 
6.Cada día, haz un acto generoso con alguien cercano. 
7.Si en tu árbol genealógico hubo traumas, sánalos actuando. 
8.Déjate guiar por tu cuerpo, es sabio. Él te alertará de las situaciones de las que debas alejarte, sintiendo tensión y malestar. También te dirá cuando estás alineado con lo que eres, sintiendo relajación y bienestar. 
9.No contamines tu cuerpo con tóxicos o una mala alimentación. 
10.En cuanto puedas, sé independiente. Trabaja utilizando tu creatividad y hazte adulto. 
11.Escribe un poema cada día. 
12.Busca y provoca situaciones que te hagan reír. 
13.Tiende a compartir, a colaborar a ser solidario. 
14.Cuando tengas problemas, puedes analizarlos, puedes hablarlos, pero ten por seguro que hasta que no actúes no se producirá la transformación. 
15.Siente gratitud por todo lo que te regala el Universo. 
16.Recuerda que nada en este plano de existencia perece, sino que se transforma. 
17.Lee, estudia, conoce… experimenta por ti mismo. 
18.No te apegues a nada material. No consumas lo que no necesitas. 
19.Tampoco te apegues a ninguna creencia. Lo mismo que tu cuerpo se renueva constantemente, también lo deben hacer las ideas. 
20.Siembra cada día las semillas que te lleguen de dentro o de fuera. La semillas pueden ser palabras, caricias, belleza, acciones. Ellas son los gérmenes de más sabiduría, amor, arte y salud. 
21.Cuida con mimo el territorio que está más allá de tu cuerpo, tu casa, tu barrio, tu ciudad… el planeta y el Universo. 

Con gratitud por la MAGIA de un día como hoy...y por el TRABAJO DE SER AUTÉNTICOS.

No hay comentarios: