miércoles, 22 de noviembre de 2017

Una adolescencia de película: el cine puede ayudar


“Los buenos hábitos formados en la juventud marcan toda la diferencia” Aristóteles 

“La adolescencia es una edad de tránsito. Y debe acabar produciendo unos adultos autónomos, responsables y altruistas” Josep Cornellá 

“La adolescencia es como un segundo parto. En el primero nace un niño y en el segundo, un hombre o una mujer. Y siempre es doloroso” François Truffaut 

Con estas tres frases comencé mi ponencia "Una adolescencia de película. El cine puede ayudar" en el X Curso de Formación para Padres de Adolescentes, celebrado en el Colegio Médico de Alicante el 11 de noviembre de 2017. Allí donde nuevamente Cine y Pediatría pudo hacerse presente.... 

Porque cualquier recurso educativo es bueno para abordar ese "segundo parto" del que nos habla Truffaut. Y así se entendió, desde diversos puntos de vista, por los varios ponentes. Y es posible que los padre y educadores se llevaran a casa la idea de que es bueno (y necesario) prescribir películas para ver con nuestros hijos adolescentes. 

En un etapa tan importante como la ADOLESCENCIA, todo recurso en nuestras manos (como padres, pero también como educadores) para mejorar la comunicación y educación de los adolescentes, debe ser bienvenido. Y entre esos recursos tiene un lugar destacado el cine, pues ver películas es un entretenimiento apreciado por los adolescentes y que forma parte de nuestra sociedad. Y como pediatras, que atendemos a la salud orgánica, emocional y social de la infancia y adolescencia, no sólo debemos prescribir sofisticadas pruebas diagnósticas y modernos tratamientos, sino también deberíamos prescribir películas (antiguas y modernas), que ayudan a comprender la adolescencia y al adolescente dentro de sus ámbitos habituales (familiares, amigos, centros educativos y sociedad). 

La "prescripción" de películas puede orientarse a los adolescentes y sus familias, estudiando muy bien el objetivo que se pretende en cada receptor, para que el mensaje positivo llegue correctamente. Porque el acto de prescribir películas es algo muy serio. Porque, al igual que cualquier medicamento tiene indicaciones y contraindicaciones, condiciones de uso, interacciones y efectos adversos, asimismo, una película debe mirarse con los mismos ojos. No consiste en prescribir, sino en prescribir bien. No consiste en recetar, sino en hacer un buen uso de aquellas películas con alto valor humano, afectivo y emocional, por sus enseñanzas: en este caso hablamos de las denominamos como películas “argumentales”. 

“Prescribir” películas no es ninguna novedad, pero si es un acto poco utilizado en la práctica sanitaria. Por ello abogamos en “Cine y Pediatría” y así lo expusimos en nuestro discurso de ingreso en el año 2014 en ASEMEYA (Asociación Española de Médicos Escritores y Artistas) y en cada uno de los seis libros ya publicados bajo el título de “Cine y Pediatría: una oportunidad para la docencia y la humanización en nuestra práctica clínica” (con el séptimo libro ya escrito y camino del octavo).

Del qué, cómo, por qué, para qué y para quién del proyecto Cine y Pediatría tres conclusiones quedan patentes:
1.Que el cine es un arte exquisito para la docencia y para la humanización en Pediatría, en particular, y para la Sanidad, en general.
 2. Que es posible (y bueno) prescribir películas. Y animamos a realizarlo en nuestros hospital, centro de salud, centro escolar y, cómo no, también en nuestra familia.
3.Que reivindicamos la adolescencia como género cinematográfico, debido a la cantidad y calidad de películas al respecto.

Desde Cine y Pediatría hemos recogido cientos y cientos de películas con adolescentes de protagonistas, películas de sus vivencias en todos los países, de emociones y de conciencias en todos los idiomas y en esta etapa de la vida que es “tierra de nadie”. Y todo ello justifica nuestra reivindicación de que la adolescencia se considere como la consagración de un nuevo género, casi a la altura del cine policíaco, de aventuras, de ciencia ficción o del cine negro. Y es que la adolescencia es "de cine". Y las muchas películas que tratan con distintos prisma las muy diversas situaciones de esta etapa tan importante de nuestra vida, puede ayudarnos.

Y es así como el cine puede ayudar a los padres, familiares, educadores y a los propios adolescentes a la hora de tener un punto de encuentro para mejorar la comunicación y la educación. Por todo ello, pensamos que es bueno "prescribir" películas sobre adolescentes. Y en la presentación siguiente enumeraremos algunos ejemplos.

 

martes, 21 de noviembre de 2017

Algoritmos AEPap: Proteinuria




En este mes de noviembre la AEPap ha publicado, dentro de su proyecto de algoritmos, uno nuevo que aborda el manejo de la proteinuria.

Como es habitual, el algoritmo se presenta en formatos diferentes:

En formato html.
En versión ampliada en formato pdf.

También podéis consultarlo a través del slideshare insertado bajo estas líneas.

Agradecer nuevamente a la AEPap su esfuerzon continuado para ofrecernos estas útiles herramientas diagnósticas a todos los pediatras que trabajamos en atención primaria.


lunes, 20 de noviembre de 2017

Guía del Ciberacoso


Los padres, los profesores, los pediatras y la sociedad se enfrentan a retos impensables hace años alrededor de la educación de los niños y adolescentes. Nuestros hijos son "nativos digitales", han nacido y crecido prácticamente coincidiendo con la eclosión del fenómeno de internet y la eclosión de las redes. Internet forma parte de nuestras vidas y sus aspectos positivos son, con mucho, superiores a los negativos. Sin embargo, padres y educadores hemos de educar a nuestros niños y adolescentes a hacer un uso adecuado de internet, en general, y de las redes sociales, en particular. Hay muchas instituciones y recursos en la red que nos pueden ayudar, pero lo que más nos va ayudar es conocerlo y prevenirlo. 

Tres problemas preocupan especialmente en este sentido, temas que se conocen más por su anglicismo y de lo que ya hablamos en su momento en el blog: Cyberbullying (o ciberacoso, acoso virtual o acoso cibernético), Sexting (o sexteo) y Grooming (o acicalar). 

El ciberacoso constituye una realidad reciente que afecta principalmente a adolescentes, con una incidencia de casos que crece año tras año, con importantes repercusiones clínicas debido al alto riesgo de suicidio por parte de las víctimas. Por todo ello, es imprescindible una adecuada formación de los pediatras, ya que son la puerta de entrada al sistema sanitario y los primeros consultados por patologías psicosomáticas. Para poder realizar un manejo adecuado de los pacientes en una época crítica de la vida y dadas las características especiales de esta entidad, se requerirá un trabajo coordinado y multidisciplinar en el ámbito familiar, escolar, policial y judicial

Al ser un problema tan reciente y debido a las peculiaridades del ciberacoso, que engloba a expertos de múltiples disciplinas, la mayoría de los profesionales sanitarios no han recibido una formación específica, y hace especialmente compleja la búsqueda de información veraz y asequible. En este marco se elaboró y publicó en el año 2015 la Guía clínica sobre el ciberacoso para profesionales de la salud que recoge de forma sintética y clara los últimos conocimientos y avances científicos en la materia. El objetivo principal es proporcionar a los sanitarios una guía completa, con toda la información necesaria desde un punto de vista multidisciplinar, para poder realizar un adecuado diagnóstico, tratamiento y prevención del ciberacoso. 

Un documento de 128 páginas, que tal como se nos comenta en su prólogo, a través de sus 15 capítulos escritos por prestigiosos profesionales, se abordan en profundidad los diferentes aspectos del ciberacoso. Aciertan los autores al incorporar algunos capítulos sobre la actuación práctica del pediatra ante un caso específico de acoso, el proceso judicial y la prevención. No han olvidado incluir como Anexo algunas herramientas de consulta para informar y asesorar a los padres, a los propios menores y a los centros educativos, así como también recursos de interés y la legislación relacionada.  
Todo ello ha configurado una guía con una valiosa información científica que permitirá al lector afrontar con eficacia y seguridad cualquier tipo de pregunta o problema relacionado con el ciberacoso, con independencia de la complejidad de la misma.  

En el pasado X Curso de Formación de Padres de Adolescentes celebrado en Alicante tuve la oportunidad de conocer a una de las coordinadoras de este proyecto, la Dra. María Salmerón, quien abordó este tema. Y por este motivo, me parece muy interesante poder difundir este útil documento en el que ha tenido un papel crucial Red.es y la SEMA (Sociedad Española de Medicina de la Adolescencia), y a quienes agradecemos el esfuerzo por un documento así.