miércoles, 25 de agosto de 2010

El parto domiciliario triplica la mortalidad neonatal respecto al parto hospitalario

 Ayer se publicaron en "Evidencias en Pediatría" dos nuevos artículos valorados críticamente (AVC). Uno de ellos evalúa un meta-análisis cuyo objetivo era comparar diversas variables de resultado (en madres y sus recién nacidos) de los partos domiciliarios respecto a los partos hospitalarios. Una de estas variables era la mortalidad neonatal.

Y los resultados han de tenerse muy presentes. Los autores del artículo original concluyeron que el parto planeado en domicilio se asocia con menos intervenciones y morbilidad en la madre, pero con un aumento tres veces mayor de la mortalidad en el recién nacido.

Como es lógico, este dato no puede obviarse. Es cierto que en los partos domiciliarios la incidencia de diversas intervenciones es menor (episiotomías, monitorización, anestesia epidural...). Pero el incremento de la mortalidad en los recién nacidos no puede ni debe ser pasado por alto.

Sobre este AVC se ha publicado también en "Evidencias en Pediatría" una interesantísima editorial que intenta introducir sentido común en esta cuestión. Los padres pueden y deben ser informados de estos nuevos datos para poder tomar una decisión consciente y responsable.

En el apartado de "aplicabilidad" de este AVC se dice que "los datos son suficientemente importantes como para mejorar la atención del parto programado en domicilio (si esa es la opción elegida por los padres), con una buena selección de candidatos (embarazos de bajo riesgo) y una buena atención por profesionales con certificación y experiencia en el cuidado de la parturienta y del recién nacido".

Quizá lo que se haya de buscar sea la máxima humanización posible... en un centro sanitario con personal entrenado y concienciado para proporcionar una atención "mínimamente invasiva"... pero también provisto de todos los recursos sanitarios precisos por si las cosas vienen torcidas. No parece un onjetivo imposible de conseguir.

Os dejamos a continuación el título y la referencia de la editorial y los dos AVCs de la actualización de ayer de la revista "Evidencias en Pediatría".

Editorial:
  • Parto en domicilio: ¿hay suficientes evidencias como para proponerlo como alternativa al parto en hospital? Evid Pediatr. 2010;6:46.

Artículos Valorados Críticamente:
  • El parto domiciliario triplica la mortalidad neonatal respecto al parto hospitalario. Evid Pediatr. 2010;6:59.
  • Algunos alimentos relacionados con la dieta mediterránea pueden tener un efecto protector para sibilancias y asma en niños. Evid Pediatr. 2010;6:62.

6 comentarios:

Javithink dijo...

Tras leer los artículos de Evidencias en Pediatría y el original al que se alude, me surge la duda de cómo el título dado por evidencias en pediatría en el que se hace referencia a un aumento del RR de mortalidad neonatal en partos domiciliarios puede compatibilizarse con el párrafo en el cual se comenta que una vez analizados los datos de partos hospitalarios sólo con los de partos domiciliarios atendidos por personal titulado no hay diferencias a nivel de mortalidad neonatal...

esto es, en principio me parece un titular muy impactante cuando las conclusiones reales no lo son tanto..¿no?

un saludo
Javier Padilla

Javier González de Dios dijo...

Siempre podremos discutir la asincronía entre un titular y su contenido, por exceso o por defecto. La variable resultado "muerte" es contundente y objetiva, en el más alto nivel de valoración por el sistema GRADE y el resultado global del metanálisis es robusto y consistente con la dirección de los resultados de los estudios individuales. En nuestro AVC ya reseñamos que "En el análisis de sensibilidad que excluía los partos domiciliarios atendidos por profesionales no certificados encuentra similares resultados, salvo que no encuentran diferencias significativas en la mortalidad neonatal", pero la realidad (que dan los estudios) es que no siempre es así. Y además entendemos que el RR pueda estar infraestimado, en base a que la población de recién nacidos de parto domiciliario son significativamente menos prematuros y/o de bajo peso (a priori más sano, y mueren más).
Pero lo importante del artículo creemos, sinceramente, que no es el título (es impactante, pero no erróneo), sino el apartado "Aplicabilidad en la práctica clinica". Aún así, animamos a ponderar nuestro artículo con la editorial anexa.
Gracias por tu interés

Dr. Bonis dijo...

Recientemente ha sido publicado en el American Journal of Obstetrics and Gynecology un metanálisis donde se compara el parto domiciliario con el parto en hospital.

El artículo ha sido muy comentado, y la revista Evidencias en Pediatría le dedicó un comentario así como un editorial (escrito por un ginecólogo). El título, que ha sido repetido en páginas dirigidas a público general como menéame, llama mucho la atención: "El parto domiciliario triplíca la mortalidad neonatal respecto al parto hospitalario".

Uno que ya está curtido en las estrategias de la industria farmaceútica para manipular los resultados de un estudio está acostumbrado a sospechar de cualquier titular donde se hable de riesgos relativos ("el doble", "el triple") y no de riesgos absolutos.

El "riesgo relativo" se usa mucho cuando se trata de exagerar el beneficio de una medida o de meter miedo a la población sobre cualquier asunto. Se utilizó por ejemplo para meternos miedo sobre la gripe A diciendo que las mujeres embarazadas tenían un riesgo "multiplicado" de morir por gripe A. No se decía por supuesto que el riesgo absoluto para la embarazada era bajísimo (digamos de 1 por millón).

Conviene acceder a los datos originales cuando tratan de manipularnos con titulares alarmantes. Y los datos originales dicen que en 331.666 partos en domicilio murieron durante el parto 229 neonatos (un 0,07%, es decir 7 de cada 10.000), mientras que en 175.443 partos en hospital murieron 140 neonatos (un 0,08% es decir 8 de cada 10.000). No hubo diferencias en mortalidad perinatal (es decir durante el parto) entre el domicilio y el hospital.

En un subgrupo de pacientes se les siguió más allá de los 28 días y se vio que de 16.500 partos en casa, 32 bebés habían muerto después del mes de vida (mortalidad neonatal de un 0,20% es decir 20 de cada 10.000), mientras que de 33.302 partos en hospital habían muerto después del mes de vida 32 bebés (mortalidad neonatal de 0,09% es decir 9 de cada 10.000). En ese subconjunto en concreto la mortalidad "neonatal" (no durante el parto) fue efectivamente el triple en los partos domiciliarios que en los partos hospitalarios.

También da otros datos como por ejemplo que en 12.604 partos domiciliarios hubo 150 laceraciones vaginales de tercer grado (1,2%) frente a 794 (2,5%) en 31.740 partos hospitalarios. ¡Más del doble!.

La elección del titular "triple mortalidad" no es inocente y hace sospechar que existe un interés por "meter miedo" acerca del parto domiciliario.

Con los datos del metanálisis en la mano se podrían escribir titulares igualmente ciertos como por ejemplo:

El parto en domicilio tiene una seguridad del 99,8%.

En uno de cada 1200 partos hospitalarios en España el neonato muere.

Mueren más niños por accidente de tráfico en España que por nacer en casa.

El parto hospitalario duplica las lesiones vaginales severas con respecto al parto domiciliario.

Javier González de Dios dijo...

Hola Julio:
Tus comentarios coinciden con la entrada que has escrito en tu blog hace dos días. Contestaremos a ellos (y a otros comentarios surgidos) sobre la polémica entre parto domiciliario frente a parto hospitalario en una entrada específica en nuestro blog en los próximos días.

www.mamycoach.com dijo...

Parece que el Dr. Bonis ha omitido, no se si intencionadamente o no, que en los partos domiciliarios, se selecciona a la embarazada, mientras que en los hospitalarios, se asiste a toda la que llega.
Gracias

Anónimo dijo...

en realidad la embarazada se selecciona asi misma. y ninguna tomararia la desicion de parir en casa sabiendo que su hijo biene con alguna complicacion. es la gracia de los abances tecnologicos que se logra hoy parir en casa con seguridad.