jueves, 5 de enero de 2012

Un poco de humor: traumatismos craneales en los libros de Asterix


Un poco de humor para estas fechas ya casi post-navideñas.

Tengo cierta afición por la Historia en general y por la de la República e Imperio romanos en particular. Por ello me divirtió un artículo publicado hace ya unos meses (junio de 2011) cuya referencia es la siguiente:

Kamp MA, Slotty P, Sarikaya-Seiwert S, Steiger HJ, Hänggi D. Traumatic brain
injuries in illustrated literature: experience from a series of over 700 head
injuries in the Asterix comic books. Acta Neurochir (Wien). 2011;153(6):1351-5.


Los autores revisaron los 34 comics de Asterix para estudiar "la epidemiología y los factores de riesgo asociados" de las lesiones traumáticas cerebrales (LTC) que en dichos cómics aparecen.

Si fuisteis en vuestra adolescencia y juventud lectores de estos fabulosos libros de Uderzo y Goscinny ya tendreis más o menos una ligera idea de quién propinaba los golpes y de quién los recibía. Pero en este divertido estudio lo han cuantificado casi todo:

Factores de riesgo: además de ser varón y adulto, la causa más frecuente de LTC fue la agresión (98,8%), y las lesiones fueron clasificadas como graves (escala de Glasgow: 3-8) en el 50% de los casos. A pesar de la gravedad de los traumatismos, estos no fueron causa de muertes o de secuelas neurológicas a largo plazo en ningún caso.

¿Quienes recibieron los golpes en su mayor parte? Adivinadlo: los romanos fueron las víctimas en el 63,9% de los casos... y los agresores fueron los galos en el 90% de las ocasiones. Y, aunque los romanos llevaban colocado su casco reglamentario en el 70,5% de los casos, el 87,7% acabaron perdiéndolo o extraviándolo en el fragor de la batalla. Por cierto: para infligir esta intensidad de daño al enemigo, los galos usaron una sustancia dopante llamada "poción mágica" en el 83% de las veces...

Los autores concluyen, a la vista de los datos, que ser romano, perder el casco y la ingestión de la susodicha "sustancia dopante" por parte de los galos fueron factores que se asociaron con mayor probabilidad de traumatismo craneal con pérdida de conocimiento (p < 0,005). Y para muestra, un botón. Vease a los
galos "dopados" en acción.



Nota metodológico-histórica: las legiones de Roma, en tiempos de Julio César, estaban estructuradas cada una de ellas en 10 cohortes. Esta estructuración del ejército en cohortes la realizó Cayo Mario, tío de Julio César y el término "cohorte" acabó saltando a la metodología para definir precisamente un tipo de diseño de estudio. Una cohorte se componía de 480 legionarios y seis centuriones (el más antiguo hacía la función de comandante de la cohorte). Eran, en suma, un grupo de personas que constituían una formación compacta y que compartían una misma experiencia (generalmente una batalla) y que además solían siempre avanzar (vamos, una "cohorte prospectiva"). Quién le iba a decir al bueno de Cayo Mario que el nombre de su invento iba a trascender el aspecto meramente militar para dar nombre, 2000 años después, a uno de los principales tipos de diseño de estudios analíticos...


Feliz día de Reyes a todos.

5 comentarios:

Rosa Taberner dijo...

Me ha encantado. Gracias por compartirlo

José Cristóbal Buñuel Álvarez dijo...

Me alegro de que te haya gustado. Un saludo :-)

Laila dijo...

Me ha gustado jaja pero digo yo, el estudio es real? en serio han perdido tiempo y dinero en él? aunque como historia es divertidíiisima!
Enhorabuena!

José Cristóbal Buñuel Álvarez dijo...

Pues seguramente debe ser real ya que la época de publicar "estudios de broma2 es sobre todo en Navidades y este trabajo es del mes de junio...

En cualquier caso, quien se haya leido los cómics de Asterix puede calcular "a ojo" los porcentajes del trabajo y seguro que no se equivocarían demasiado :-)

Un saludo.

JL dijo...

Muy divertido, hasta entrañable ;-)