miércoles, 4 de enero de 2017

Pediatras sólidos en tiempos líquidos: un deseo no gaseoso


Con un título tan atractivo y provocador como "Pediatras sólidos en tiempos líquidos. Reanimando la profesionalidad", las pediatras (y grandes amigas) que componen el actual Comité de Bioética de la Asociación Española de Pediatría resumen en este artículo lo que fue su último curso de actualización, centrado en la necesidad de reanimar la profesionalidad. 

Tras una pequeña historia de la profesionalidad desde Hipócrates, las autoras se plantean diversos factores propios del siglo XXI como la crisis económica, el excesivo tecnicismo, la burocratización o la banalización del acto médico que pueden explicar, pero nunca justificar, el declive de los valores de nuestra profesión: la empatía, la integridad, la solidaridad, el altruismo o la confidencialidad. Re-moralizar nuestra desvalorada medicina es el reto que se nos propone en esta reflexión, con un título provocador y real. 

Porque en un entorno virtual que se ha venido en llamar hospitales "líquidos" (por el acrónimo H2.0, es decir hospitales que usan la web social o 2.0 como medio de formación, información, gestión y divulgación) o sanidad "líquida", precisamos profesionales "sólidos" (sólidos en valores) para que no hagamos de nuestro trabajo algo "gaseoso" (que se lo lleve el viento por falta de consistencia). Y se puede volar pensado que es posible combinar estos tres estados de la materia y las autoras definen bien el objetivo en relación con la Pediatría (pero válido a cualquier especialidad): debemos formar pediatras científica y técnicamente competentes, pero también éticamente responsables

Por ello, creo que vale la pena reflexionar con artículos así (cuya lectura completa aconsejamos) y hacer que la bioética forme parte importante del curriculum en las facultades de Medicina, en la residencia como especialista y en la formación continuada de todos los sanitarios. Desde este blog (y desde nuestro Servicio de Pediatría), abogamos por ello. Porque es importante aprender a DELIBERAR....en un Servicio de Pediatría.