jueves, 16 de febrero de 2017

Desde América: "Europa nos está enviando el sarampión"



Podemos leer en la web de la Organización Panamericana de Salud (OPS), con fecha 27 de septiembre de 2016, que:
  •  "La región de las Américas es la primera del mundo en ser declarada libre de sarampión, una enfermedad viral que puede causar severos problemas de salud, incluyendo neumonía, inflamación del cerebro e inclusive la muerte. Este logro culmina un esfuerzo de 22 años, que involucró una amplia administración de la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola en el continente".
  • "El sarampión se convierte así en la quinta enfermedad prevenible por vacunación en ser eliminada en las Américas, tras la erradicación regional de la viruela en 1971, la poliomielitis en 1994, y en 2015 de la rubéola y del síndrome de rubéola congénita".
Cuando leí esta noticia el año pasado sentí una sana envidia. Ojalá pudiéramos decir lo mismo en Europa y más concretamente en España. Los grupos antivacunas siguen influyendo en la opinión pública y basta con que sus argumentos convenzan a un pequeño porcentaje de personas para que las tasas de vacunación caigan por debajo del nivel crítico bajo el cual pueden aparecer nuevos brotes de la enfermedad.

Acaba de pasar en Barcelona. Podemos leer en La Vanguardia: "La Agencia de la Salud Pública de Barcelona (ASPB), que gestiona los centros y los servicios de salud pública de Barcelona, ha alertado hoy de un nuevo brote de sarampión en la Ciudad Condal, con trece casos confirmados.
La ASPB señala que desde el 20 de diciembre del 2016 se han detectado 22 casos sospechosos de sarampión, 13 de los cuales han sido confirmados y 3 están a la espera de ser verificados."

Podemos leer también: "Todos los casos -que se corresponden con personas no vacunadas o vacunadas de manera incorrecta- son adultos de entre 24 y 47 años, excepto dos niños de 8 años y 14 meses.".  Y lo que es aún peor e incomprensible: entre los afectados hay personal sanitario.

Al parecer, el caso índice proviene de China pero no culpemos a los chinos:  si todas esas personas que han enfermado estuvieran correctamente vacunadas frente al sarampión nada de esto hubiera ocurrido. La irresponsabilidad no viene de China sino que reside aquí en España donde periódicamente suceden brotes de sarampión entre personas que no están vacunadas.

La vacuna del sarampión reúne todos los requisitos para que esta enfermedad estuviera ya erradicada de nuestro planeta. Pero estamos muy lejos de alcanzar este objetivo. Desde América ya han dado la voz de alarma. Después del comunicado de la OPS anunciando que la región de las Américas ha sido declarada libre de sarampión podemos leer, con fecha 9 de febrero de este año, que "Europa nos está mandando el sarampión”, afirma el doctor Eduardo Suárez, director del programa de inmunizaciones del Ministerio de Salud de El Salvador".

Poco más hay que decir sobre este tema, ya tratado en este blog en múltiples entradas desde que se inauguró allá por 2009. No hemos aprendido nada y mientras los grupos antivacunas y otros charlatanes promotores de cualquier medicina pseudocientífica campen a sus anchas tendremos nuevos brotes de sarampión y de otras enfermedades. Aún tenemos reciente el caso del niño que falleción de difteria el año pasado en España.

No, no son los chinos: somos nosotros los que estamos permitiendo que el sarampión goce aún de buena salud en el ¿Primer? Mundo.