domingo, 22 de noviembre de 2009

Planeta gripe. Actualización del Informe Técnico sobre gripe pandémica A (H1N1) 2009 (21 de noviembre)



La gripe pandémica sigue su evolución por todo el planeta. En el hemisferio norte, seguimos adentrándonos en los "meses fríos". En la actualización semanal del informe técnico sobre la gripe pandémica A (H1N1) 2009, elaborado por el Grupo de Trabajo de Pediatría Basada en la Evidencia, se asientan las tendencias ya constatadas en semanas anteriores.

Acceso al capítulo sobre magnitud y grupos de riesgo de la gripe pandémica.
Acceso al informe técnico íntegro sobre gripe pandémica en pediatría.

1.- La mortalidad en Estados Unidos sigue aumentando y se coloca en 1.642 fallecidos a fecha 14 de noviembre, convirtiéndose posiblemente en uno de los países que más mortalidad presenta en proporción a su número de habitantes (unos 300 millones).
2.- En Europa (Unión Europea y Espacio Económico Europeo), el número de fallecidos asciende a 549 en el mismo periodo de tiempo (sobre unos 500 millones de habitantes).
3.- En cuanto a la mortalidad en menores de 17 años, pocos países comunican estos datos por separado. Sí lo hace Estados Unidos, donde hasta la fecha se han producido 171 muertes asociadas al virus de la gripe pandémica, más 28 adicionales producidas por virus A no serotipado. De este modo, Estados Unidos presenta el mayor porcentaje de fallecimientos asociados a gripe pandémica en niños y adolescentes (un 10,4% del total de las muertes) entre los países que comunican este dato. Este hecho contrasta con las cifras de su vecino del norte, Canadá, donde sólo el 2,7% de las muertes han tenido lugar en menores de 16 años.

Se ha publicado recientemente un análisis más detallado de las características de los niños fallecidos en Estados Unidos con aislamiento positivo del virus de la gripe pandémica, constatándose que el 72% presentaban al menos un factor de riesgo o condición clínica específica que predisponía a desarrollar una forma grave de la enfermedad. Este porcentaje es superior al de otros grupos de edad. La mayor parte de los fallecimientos (70,1%) tiene lugar en niños mayores de cinco años.

¿Cuales son esos factores de riesgo o condiciones clínicas específicas? En octubre de 2009, después de un análisis detenidos de las características de los primeros 36 niños fallecidos, la Academia Americana de Pediatría identificó como de particular riesgo las enfermedades pulmonares crónicas que cursan con alteración de la función pulmonar (asma moderado-grave, enfermedades que precisan oxigenoterapia, traqueostomía o ventilación mecánica), retraso mental moderado-profundo o retraso del desarrollo, inmunodeficiencias congénitas o adquiridas (tratamiento antineoplásico) y cardiopatías congénitas y trastornos metabólicos (por ejemplo, enfermedades mitocondriales) y endocrinológicos, especialmente si se asocian con neumopatías crónicas.

Se confirma también, del seguimiento de los datos epidemiológicos de cada país, la mayor gravedad de la enfermedad en estratos socioeconómicos desfavorecidos con menor acceso a los servicios sanitarios. Esta situación no está pasando inadvertida y requiere de parte de los sistemas sanittarios una especial atención hacia estos colectivos, como se recomienda en un reciente articulo de la revista American Journal of Public Health.