jueves, 15 de abril de 2010

Las medidas legislativas que prohiben el consumo de tabaco en lugares públicos funcionan

Que el tabaco es malo ya lo sabemos.

Que todas las campañas que se pongan en marcha para reducir su consumo en lugares públicos nos parecen pocas también es cierto. Si además la Colaboración Cochrane, en su actualización del mes de abril (la cuarta de 2010) publica una revisión sistemática entre cuyas conclusiones figura que la prohibición de fumar en lugares públicos y centros de trabajo se ha asociado con una reducción de la exposición al humo de tabaco (indicio de que la prohibición funciona), con una tendencia a una menor incidencia de tabaquismo activo (quizá algunos fumadores estén comenzando a dejar de serlo) y con una mejora en algunos indicadores de salud después de la prohibición (disminución observada de ingresos por síndrome coronario agudo), todo ello sólo ha de servir de estímulo para profundizar en estas medidas y endurecerlas. La salud de los fumadores y de los que los rodean, adultos y niños, está en juego.

Para todos los convencidos de los efectos pernicioso del humo de tabaco sobre nuestra salud, os dejamos la dirección de la web en Facebook de la Campaña "Por qué nosotros no". De esta campaña ya hablamos en su día en el blog.

Como escriben en su web de Facebook:

212 millones de europeos se relacionan, comen en restaurantes, se divierten en bares y pubs sin humo.


¿Por qué nosotros no?