viernes, 16 de abril de 2010

Una enseñanza médica de cine, una oportunidad para el humanismo


En la mayoría de las Facultades de Medicina los estudiantes han sido formados en enfermedades, no en enfermos. No parece que el examen MIR y la formación MIR contribuyan a mejorar sustancialmente este aspecto. Aún hoy no es infrecuente que algunos médicos no contemplen a sus pacientes como una persona (con sentimientos, con familia, con proyecto de vida particular), sino más bien como un conjunto de órganos y patologias. No es infrecuente no conocer el nombre del paciente y que nos refiramos a él como el “paciente de la 212” o “el niño con el empiema”. Es verdad que en Pediatría cuidamos un poco más estos aspectos, pero la situación tampoco es para tirar cohetes.

El artículo publicado recientemente en Diario Médico, bajo el título “Una enseñanza médica de cine” nos adentra en un campo de gran interés: el cine como herramienta en la enseñanza de la medicina, especialmente para conocer la condición humana y mejorar la relación médico-paciente. En dicho artículo se nos presenta la experiencia de la Sociedad Brasileña de Medicina de Familia, (Sobramfa), quien ha desarrollado una metodología cinematográfica para ayudar a los médicos y a los estudiantes de Medicina en el entendimiento más íntimo del ser humano gracias al visionado de pequeños videos -de menos de dos minutos- con un alto contenido emocional, ya sea por la actitud de los intérpretes, por las frases que dicen, o por las acciones que se presentan. El objetivo es conseguir un nuevo humanismo en las facultades de Medicina que "consiga equilibrar un progreso cuyos adelantos se cuentan por minutos o de lo contrario se continuarán formando profesionales deformes, técnicamente habilitados pero con serias deficiencias humanas porque no hay espacio para las cuestiones de orden humanístico".

El cine es posiblemente la manifestación artística más completa a la hora de plasmar una enfermedad, a los enfermos y a la relación médico-paciente (el cine se ve, se oye, se siente). Desde la experiencia de los hermanos García Sánchez, del Departamento de Medicina Preventiva, Salud Pública y Microbiología Médica de la Faculta de Medicina de la Universidad de Salamanca, y desde la creación de la Revista Medicina y Cine, se han prodigado las experiencias docentes utilizando como herramienta el cine, desde distintas Universidades: Salamanca, Pompeu Fabra, Santiago de Compostela o Buenos Aires.

No sólo el cine panorámico es una oportunidad para mejorar la enseñanza y la humanización en medicina, también las series de televisión sobre temas médicos: Anatomía de Grey, Urgencias, Hospital Central, Scrubs… hasta House (porque también de los errores se aprende…). Cualquier iniciativa artística aplicada a la humanización de la medicina (la literatura es otra importante baza) debe ser bienvenida.

Nosotros, desde este blog, seguiremos con nuestra cita de los sábados con la serie “Cine y Pediatría”… aportando nuestro grano de arena.