viernes, 25 de junio de 2010

Dejar de fumar durante el embarazo... y después del parto

Que el tabaco es malo ya lo sabemos. En la embarazda es particularmente pernicioso no sólo para ella, sino para el feto. Y fumar sigue siendo malo después del parto: mayor incidencia de infecciones del tracto respiratorio en los lactantes, aumento del riesgo de muerte súbita del lactante...

En NICE lo saben y nos regalan una nueva guía de práctica clínica que aborda esta cuestión:
Como siempre la guía tiene dos versiones:
Mientras tanto, en España la lucha contra el tabaquismo, que tantos miles de vidas se lleva cada año, prosigue. Podemos leer en la prensa generalista que, en el Congreso de los Diputados, la prohibición de fumar en sitios cerrados supera el primer trámite con unanimidad. Queda aún mucho por hacer en este terreno, pero los pasos que se están dando parecen los correctos.