sábado, 30 de octubre de 2010

Cine y Pediatría (42). Luces y sombras de la “ La red social”


Era cuestión de tiempo que alguien trasladara al cine el fenómeno mediático que supone Facebook en nuestra sociedad. Pero la cuestión no es contarlo, sino contarlo bien y conseguir una película (La red social) que va ser un éxito en taquilla, pero también de crítica y una de las mejores candidatas para los premios Oscar 2010.

¿Cuál es la fórmula de este éxito?. Un buen libro, un brillante guión, una acertada dirección y adecuados actores. En La red social coinciden estos hechos:
- La película está basada en el libro “Multimillonarios por accidente: el nacimiento de Facebook. Una historia de sexo, dinero, talento y traición” de Ben Mezrich, un escritor especializado en novelar hechos reales: estos hechos parten de una llamada de Eduardo Saverin, cofundador despechado de Facebook. Antecedentes que avalan a Mezrich: el best-seller “Bringing down the house”, la historia de estudiantes del Massachusetts Institute of Technology que hallaron un método para arrasar en casinos de Las Vegas y que también fue llevada al cine (21 Blackjack de Martin Luketic, 2008).
- El guión es adaptado con maestría por Aaron Sorkin. Antecedentes que avalan a Sorkin: creador, guionista y productor ejecutivo de la serie de televisión El ala oeste de la Casa Blanca. Algunos diálogos de la película son soberbios y pasaran a la historia del cine por su dinamismo y el trasfondo del perfil psicológico que emanan de sus personajes (no os lo perdáis... desde el minuto cero).
- La dirección corre a cargo del siempre efectivo David Fincher. Antecedentes que avalan a Fincher: aunque procede del mundo de los videoclips, su trayectoria en el largo va de Alien-3 (1992) hasta El curioso caso de Benjamin Button (2008), pasando por las impactantes Seven (1995), El club de la lucha (1999) o Zodiac (2007), entre otras.
- Los actores son relativamente poco conocidos, pero acertados en sus papeles (lo que siempre es una buena fórmula, pues evita estereotipos): Jesse Eisenberg como Mark Zuckerberg (creador de Facebook), Andrew Garfield como Eduardo Saverin y el cantante Justin Timberlake como Sean Parker (creador del programa de intercambio musical Napster y uno de los fervientes impulsores de Facebook).

¿Qué nos cuenta la película?. El origen de Facebook en el año 2004 en el entorno de la Universidad de Harvard y las desavenencias posteriores por el control absoluto del invento. David Zuckerberg creó inicialmente “Facemask”, un directorio (en inglés, facebook) sobre las chicas de su universidad y de ahí saltó a “Thefacebook”, apoyándose en la idea de los gemelos Wiklenvoss y el matemático Divya Narendra. Estos acusaron a Zuckerberg de robarles la idea, así que crearon su propia red social (“ConnectU”) e iniciaron un proceso judicial contra él, proceso que aún hoy está en litigio sobre la cuantía de la compensación. Los compañeros de habitación de Zuckerberg (Dustin Moskovits y Chris Hughes) fueron considerados cofundadores, así como su amigo Eduardo Saverin, que fue el primero en invertir su dinero, pero fue traicionado. Del despecho de Saverin procede un nuevo litigio y el relato del libro de Mezrich, del que emana la película que ahora disfrutamos en pantalla.

Facebook bate records continuamente: se comenta que si los actuales 500 millones de usuarios de Facebook constituyeran una nación sería el tercer país con mayor población, por detrás de China e India y por delante de Estados Unidos. Pero no hay techo, pues el crecimiento es casi exponencial… Actualmente Facebook es la segunda página más visitada del mundo (sólo superada por Google, of course), tiene versiones en más de 70 idiomas, cada día se suben al servidor más de 80 millones de fotos (y ya dispone de más de 5.000 millones), etc, etc, etc. Curiosamente la red social más importante del mundo fue creada por una persona con escasa capacidad para la relación social. Todo este fenómeno con poco más de seis años de historia han convertido a Mark Zuckerberg en el emprendedor exitoso más joven de la historia.

Están son las luces de la Red Social. Las sombras proceden del reciente documento del estudio EU Kids Online elaborado por la London School of Economics y en el que han participado investigadores de 25 países de la Unión Europea. En Europa el 75% de los niños usan Internet; y, mientras algunos celebran las habilidades que adquieren los menores, otros se preocupan por su vulnerabilidad ante nuevas formas de daño. Es necesario crear políticas públicas que equilibren las metas de maximizar oportunidades y reducir riesgos, para lo que se requieren de un entendimiento basado en evidencias: de ahí surgen los objetivos de EU Kids Online I y de EU Kids Online II. Cabe leer con detenimiento las conclusiones clave de esta encuesta con algunos datos de verdadera preocupación. Como ejemplo unas perlas: el 20% de los niños españoles habla habitualmente con personas que no conoce más que a través de redes sociales (tipo Tuenti o Facebook) o servicios de mensajería (tipo Messenger); el 14% de los niños entre 9 y 16 años ha visto online imágenes sexualmente explícitas en el último año; el 9% de los niños entre 11 y 16 años han sido víctima de una mala utilización de sus datos personales; el 30% de los niños entre 11 y 16 años asumen que usan excesivamente Internet (hasta el punto de descuidar los amigos, el estudio o el sueño); etc
Existe una verdadera preocupación sobre el tema y hay herramientas para combatirlo, como el proyecto europeo Safer Internet Programme: Empowering and Protecting Children Online o el programa desarrollado por Microsoft (Windows Live OneCare Protección Infanti) que ha asumido como propio la Asociación Española de Pediatría, para asegurar la seguridad infantil en Internet.

En este debate sobre el papel de las tecnologías de información y comunicación (con las redes sociales como prototipo) en la formación y ocio de los niños y adolescentes tienen un papel esencial la familia y los profesores y, sin duda, también los pediatras.

Os dejo con el tráiler de la película. Acudí el día del estreno: lleno absoluto en la inmensa sala, una gran mayoría jóvenes entre 14 y 30 años, consumidores habituales de esta red social. Pero aunque no seas consumidor de Facebook vale la pena visionar “La red social”, pues atesora buen cine. Con el éxito que se espera de esta película quizás no tarde en salir otras historias de Sillicon Valley asociadas a Internet: la historia iniciada en 1975 por Bill Gates y Paul Allen con Microsoft, la historia iniciada en 1976 por Steve Jobs y Steve Wozniak con Apple (por cierto, Jobs tuvo un intervalo en que se dedicó al cine… y fundó la todopoderosa productora de animación Pixar), o la historia iniciada en 1998 por Larry Page y Sergey Brin con Google. Casi nada...:¿alguien se anima?.