sábado, 25 de diciembre de 2010

Cine y Pediatría (50). Charles Dickens, Scrooge y su Cuento de Navidad


La Navidad es una época muy vinculada a la infancia. La disfrutamos verdaderamente cuando somos niños y la re-disfrutamos cuando tenemos hijos (o nietos) y los niños vuelven a vincularnos a estas fechas. El cine no es ajeno a ello, pues una de las actividades habituales en estos días de frío y hogar es ir en familia por las tardes al cine o ver en casa (por enésima vez) las películas que se reponen con temas relacionados con la Navidad. Un cine para todos los públicos, también para todos los gustos.

Hoy es el día de Navidad y es un buen momento para tomarse un respiro de las entradas que hemos realizado en esta sección las semanas anteriores: infancias desfavorecidas, adolescentes problemáticos, familias desestructuradas, niños con enfermedades, etc. Pero hoy es tiempo para otro sentimiento y para dejar volar la imaginación. También en el séptimo arte. Y qué mejor que comenzar con una de las obras que más veces ha sido versionada en el cine: "A Christmas Carol", novela que Charles Dickens escribió en 1843. Y un mensaje muy sencillo: cómo una persona huraña puede cambiar su actitud durante la Navidad.

Charles Dickens es uno de los más conocidos novelistas de la literatura universal, quien supo manejar con maestría el género narrativo, el humor, el sentimiento trágico de la vida, la ironía, con una aguda y álgida crítica social así como las descripciones de gentes y lugares, tanto reales como imaginarios. En el desarrollo de su obra, Dickens se basó en la realidad denigrante del Reino Unido durante la revolución industrial en el siglo XIX: el maltrato de los niños y jóvenes que trabajaban y estudiaban en las condiciones más crueles en la sociedad proletaria de la era victoriana, con la mendicidad o la prostitución de fondo.
Dickens es uno de los autores más creativos en la literatura inglesa, con personajes memorables que han trascendido en el mundo de la literatura (y de nuestras vida): Oliver Twist, David Copperfield, Fagin, Miss Havisham, Charles Darnay y muchos otros: entre ellos Ebenezer Scrooge. Scrooge es el protagonista de "A Christmas Carol", un hombre avaro y tacaño que no celebra la fiesta de Navidad a causa de su solitaria vida y su adicción al trabajo. No le importan las personas, sólo le interesan sus negocios y ganar dinero. La visita de tres espíritus de la Navidad (el del Pasado, el del Presente y el del Futuro) le darán la última oportunidad de salvarse.

La obra de Dickens ha sido versionada en el cine en todas las épocas y en todos los géneros La primera versión se remonta al año 1901, realizada por Walter R. Booth bajo el título de Scrooge; or Marley’s ghost. En la primera mitad del siglo XX encontramos diferentes versiones tanto en el cine mudo (A Christmas Carol de J. Searle Dawley, 1910) como en el cine ya hablado (Scrooge de Hugh Croise, 1928, Scrooge de Henry Edwards, 1935, A Christmas Carol de Edwin L. Marin, 1938). Incluso en España se realiza una versión bajo el título de Leyenda de Navidad (Manuel Tamayo, 1947).
En la segunda mitad del siglo XX encontramos más versiones, en clave de musical (Muchas gracias, Mr Scrooge de Ronald Neame, 1970), de animación infantil (Una Navidad con Mickey adaptación hecha por Disney en 1983 o Los Teleñecos en cuentos de Navidad de Brian Henson, 1992), de comedia (Los fantasmas atacan al jefe de Richard Donner, 1988), de drama (A Christmas Carol en su versión de 1999 por David Hugh Jones o en su versión de 1984 por Clive Donner, una de las mejores adaptaciones con con George C. Scott en el papel de Scrooge y un magnífico elenco de actores británicos).
Y en el siglo XXI continúan las versiones: en 2005, A Christmas Carol: The Musical de Arthur Allan Seidelman: y en 2009 la última versión, ya en formato del revolucionario 3D, Un cuento de Navidad adaptación escrita y dirigida por Robert Zemeckis, quien captura el movimiento de actores reales, convirtiéndolo en imágenes animadas tridimensionales de gran realismo. Bajo la apariencia de personajes animados, encontramos a un Jim Carrey irreconocible por las ilimitadas posibilidades de la era digital: él da vida al viejo egoísta Scrooge, pero también al fantasma de las Navidades Pasadas (un ser luminoso que enseña al protagonista recuerdos de su juventud), al fantasma de las Navidades Presentes (un divertido gigante que le sitúa ante su forma de ser actual) y al fantasma de las Navidades Futuras (un monstruo siniestro que le advierte sobre lo que puede pasar). Zemeckis es un gran artesano del cine que nos muestra un espectáculo visual apabullante que ya nos auguró con Polar Expres (2004) y con Beovulf (2007).

Hoy es Navidad y Mr Scoorge rememora una vez más el Cuento de Navidad de Charles Dickens. Un cuento que permanece en nuestra memoria y que nos acompaña desde nuestra infancia. Que mejor momento que rememorar esa historia sobrevolando los nevados tejados de Londres en 3D, con la sociedad y la infancia dickesiana de fondo.