viernes, 7 de enero de 2011

Guía de práctica clínica sobre amigdalectomía en niños (American Academy of Otolaryngology - Head and Neck Surgery)


La amigdalectomía, con/sin adenoidectomía asociada, es probablemente una de las intervenciones quirúrgicas más frecuentemente realizadas en niños. Posiblemente también, en muchos casos - demasiados - la más innecesariamente practicada. En España, la variabilidad de esta intervención entre comunidades autónomas es difícilmente justificable, como queda de manifiesto este informe de Oterino y col para el Atlas de Variaciones en la Práctica Médica en el Sistema Nacional de Salud. La necesidad de la existencia de guías de práctica clínica que contribuyan a ofrecer unas directrices claras en este tema es fundamental.

En Estados Unidos, aproximadamente medio millón de niños se someten anualmente a una adenoidectomía. La American Academy of Otolaryngology - Head and Neck Surgery acaba de publicar una guía de práctica clínica que ofrece unas recomendaciones claras sobre las indicaciones de esta intervención. La guía, publicada íntegramente (y de acceso gratuito) en Head and Neck Surgery, coincide en varias de sus indicaciones con la guía SIGN sobre el mismo tema. La guía SIGN era menos exhaustiva en cuanto a las indicaciones de la amigdalectomía ya que el objetivo de la misma era el tratamiento médico y quirúrgico de la faringitis aguda en niños y adultos. Es decir, cubría unos objetivos más generales y no se detenía tan específicamente en las indicaciones de esta intervención en niños como la guía de la American Academy of Otolaryngology - Head and Neck Surgery. Pero ambas son coincidentes en las siguientes indicaciones de amigdalectomía en niños:

  • Faringitis aguda recurrente con más de 7 episodios en los últimos 12 meses.
  • Faringitis aguda recurrente con más de 5 episodios/ año durante los últimos 2 años.
  • Faringitis aguda recurrente con más de 3 episodios/ año durante los últimos 3 años.

La guía de la American Academy of Otolaryngology - Head and Neck Surgery establece otras recomendaciones adicionales, especialmente si el niño presenta síntomas respiratorios durante el sueño. Todas las recomendaciones de esta guía pueden consultarse de forma resumida en esta página de Medscape(puede requerir registro previo, que es gratuito).

Esta guía es una excelente herramienta para nuestra práctica diaria. Sus autores sin duda se benefician del trabajo previo realizado por SIGN y por la Colaboración Cochrane. Por poner un pero (que en otras guías podría ser realmente problemático), se ha de resaltar un defecto en su metodología, frecuentísimo en cualquier guía de práctica clínica o revisión sistemática que proceda de Estados Unidos: sus autores restringen la búsqueda bibliográfica a artículos escritos únicamente en inglés. Este hecho, en general, puede ser fuente de sesgo de publicación. Tema ya tratado en este blog a resultas de las discrepancias existentes entre el uso de chupete y la duración de la lactancia materna. En el caso que nos ocupa parece poco probable ya que los autores han utilizado guías y revisiones sistemáticas previas en la que dicha restricción por idioma no existía. Pero dejamos aquí el recordatorio sobre este problema, demasiado frecuente en la literatura biomédica norteamericana.