lunes, 7 de febrero de 2011

Revisión sistemática sobre inmunoterapia sublingual en rinitis alérgica


El uso de la inmunoterapia sublingual (IS) se propuso hace más de 20 años, al ser una ruta de administración potencialmente más segura que la clásica inmunoterapia subcutánea. No se conoce el mecanismo inmunológico exacto por el que la IS ejerce su efecto, pero se postula un mecanismo similar al de la subcutánea. Hasta el momento, se había obtenido evidencia suficiente para la utilización de la IS en rinitis alérgica y, en menor medida, en asma. Pero se mantiene la polémica en la literatura, tal como hemos analizado en Evidencias en Pediatría, en donde hemos podido revisar algún trabajo con resultados de poca relevancia clínica en rinitis alérgica o algo más favorables en asma.

Acaba de publicarse en Colaboración Cochrane la revisión sistemática (RS) "Inmunoterapia sublingual para rinitis alérgica", que es una actualización de la revisión original de 2003. En la RS se incluyeron un total de 60 ensayos clínicos aleatorizados, de los que 49 fueron adecuados para el agrupamiento en los metanálisis (2.333 participantes recibieron IS con alérgenos y 2.256 recibieron placebo). En general, se encontró una reducción significativa en los síntomas (diferencia de media estandarizada (DME) -0,49, IC95% -0,64 a -0,34; p<0,00001) y la necesidad de medicación (DME -0,32, IC95% -0,43 a -0,21; p< 0,00001) en los participantes que recibieron IS en comparación con placebo. Ninguno de los ensayos incluidos en esta revisión informó reacciones sistémicas o anafilaxia grave, y ninguna de las reacciones sistémicas informadas requirió el uso de adrenalina.

Interesantes las implicaciones para la práctica (esta RS tiene mayor poder estadístico que la revisión original de 2003, con un número de pacientes 4 veces mayor, apoyando firmemente el uso de la IS también en los niños y en la rinitis alérgica debida a todos los aeroalérgenos) y para la investigación (la dosis y duración óptimas del tratamiento con IS sigue siendo una pregunta sin respuesta, así como conocer si el mecanismo de acción de la IS permitirá generar cambios a largo palzo en la respuesta inmunitaria al alergeno, al igual que se ha confirmado con la inmunoterapia subcutánea y que puede persistir durante años después de la interrupción) .