martes, 16 de agosto de 2011

La medicina-cirugía fetal es ya una alternativa al aborto en determinadas malformaciones


Los progresos técnicos en cirugía y radiología intervncionista fetales permiten considerar como un paciente más al niño no nacido que presenta determinadas malformaciones congénitas u otros problemas que comprometen su vida.

Hemos tratado en diversas ocasiones en este blog los avances en cirugía fetal, que literalmente permite salvar vidas intraútero. Muchas cardiopatías congénitas, determinadas clases de  mielomeningocele, hernias diafragmáticas... son ahora abordables. Algo impensable hasta hace pocos años. Y la técnica sigue avanzando...

Os ofrezco un ejemplo más del progreso de estas técnicas que constituyen una esperanza para tantos niños y tantas familias. La noticia del diario "La Vanguardia" ("Una cirugía pionera en el útero salva a un niño con una malformación cardíaca") requiere ser leida detenidamente. Especialmente el párrafo donde se dice: "Hasta ahora, según la experiencia del hospital Clínic, el 80% de las parejas que se encuentran con este diagnóstico - estenosis aortica crítica - deciden interrumpir el embarazo. El 20% restante deciden dar una oportunidad al feto".

Estos padres dieron una oportunidad a su hijo, que tiene ya seis meses de edad.



De propina, aquí va otro vídeo del diario "Público" sobre la corrección de una transfusión feto-fetal, problema que se da en algunos embarazos gemelares y que en muchos casos supone la muerte deuno de los fetos.



Como podemos comprobar, la medicina-cirugía fetal es ya una alternativa al aborto en determinadas malformaciones o situaciones que comprometen la vida del niño intraútero. No es ciencia-ficción, sino una realidad.

Desde aquí, una reflexión en voz alta: ¿Todos los padres de niños no nacidos con problemas susceptibles de corrección quirúrgica reciben la información de que en España hay centros capaces de realizar estas intervenciones que pueden salvar o mejorar ostensiblemente la calidad de vida de su hijo?

Y otra reflexión: ¿Existen en nuestro país suficientes unidades de estas características para poder ofrecer la adecuada cobertura a todos los niños candidatos a este tipo de cirugía?

Creo que son dos preguntas pertinentes que nos debemos hacer todos. Porque insisto: La medicina-cirugía fetal es ya una alternativa al aborto en determinadas malformaciones o problemas que comprometen su vida.