Cine y Pediatría 8

lunes, 14 de mayo de 2012

En respuesta a las incendiarias declaraciones del doctor Cavadas


Es lo que tiene la fama desmedida: que puedes creerte capaz de decir lo que quieres y como quieres; que eres capaz de creerte un "todopoderoso Dios", cuando sólo sigues siendo un "humilde humano". Esto puede ser lo que le puede haber pasado este fin de semana a Pedro Cavadas en sus declaraciones en Alicante, al acudir a la entrega del premio de la Fundación Doctor Balmis-Rotary Club Alicante. Lean por ustedes mismos y juzguen el fondo y la forma de sus declaraciones. Como conozco a la periodista que le hizo la entrevista, entiendo que la entrevista es fiel a las declaraciones.

Pedro Cavadas, según consta ya en su página de Wikipedia, es un cirujano plástico valenciano que ha alcanzado fama internacional debido a sus éxitos en el trasplante de extremidades y, en 2009, por llevar a cabo el primer trasplante de cara realizado en España. Posiblemente, con estas declaraciones, a quien complete su Wiki puede ya incluir otros atributos.

Cuando hoy he cogido la guardia de la UCI Neonatal del Hospital General Universitario de Alicante y me he encontrado a mi compañeras (adjunta y residente) sin dormir, por una UCI repleta más el nacimiento de noche de un prematuro de 26 semanas de gestación y 850 gramos de peso (con un enfermedad de las membranas hialinas grave y sepis precoz asociada), puedo asegurar que no reconocía la frase del Dr Cavadas: "La gente quiere trabajar en empresas públicas porque haces el vago y te pagan igual". Mis compañeras han abandonado hoy el hospital más allá de las 12 de la mañana, eso sí ricas (180 euros cobrará la residente por 27 hs seguidas de trabajo y 400 euros la adjunta) y famosas (no tienen Wiki, serán anónimas para el mundo, pero no para su propia autoestima y para los padres de ese niño). Y este comentario sobre el trabajo bien hecho lo suscribo para las enfermeras, auxiliares y personal de apoyo de la UCI Neonatal.

Es posible que sus declaraciones gusten a alguien, pero entre los compañeros de mi trabajo hoy sonaban a incendiarias. Comparto con usted lo de la necesidad de una reforma sanitaria y lo de eficiencia, pero no el discurso manido de que la eficiencia va asociada a empresas privadas y la no eficiencia a empresas públicas (que ahora se prodiga para justificar los cambios venideros). Yo trabajo como usted en la Comunidad Valenciana y he trabajado en ambos tipos de modelo de hospital: no es el momento de hablar de esto (pero no lo descarto en otro momento), pero el buen gestor (micro, meso y macrogestión) no va asociado al tipo de hospital. Buenos gestores y grandes profesionales los hay en ambos tipos de hospitales, pero también en ambos sitios me he encontrado a "chiquilicuatres" y "correveydiles", gente nombrada a dedo, sin méritos ni formación, procrastinadores de pro que nos han llevado al mal lugar en el que hoy se encuentra la sanidad.

Pero no cargue la culpa de todo esto a la sanidad pública, porque eso Dr Cavadas... es una gran cagada. La prudencia y la oportunidad es un arte, pero creo que esa "clase" se la perdió y esos dos atributos si que son muy eficientes para considerar a las personas grandes. Al igual que la humildad.

1 comentario:

Mirian dijo...

Toda la verdad,este señor falta al repeto a mucha gente.Yo trabajo en UCI,soy enfermera y trabajamos como negras para que este señor desprestigie a los trabajadore públicos y además caiga en el tópico típico y desagradable que hace referencia las enfermeras.Bravo por este artículo.