miércoles, 19 de diciembre de 2012

Masacre en Connecticut: el resultado de una sociedad enferma


El horror se ha vuelto a hacer paso en las escuelas, institutos y universidades de Estados Unidos. En este espeluznante curriculum se dice que la masacre mayor ocurrió el 16 de abril de 2007 en el Instituto Politécnico y Universidad Estatal de Virginia (conocido como Virginia Tech) donde murieron 33 personas y 29 resultaron heridas. Pero la masacre que ocasionó más revuelo mediático ocurrió el 20 de abril de 1999 en la Escuela Secundaria de Columbine, revuelo que intentó remover conciencias con el cine como protagonista, en una película de Gus Van Sant (Elephant, 2003) y, sobre todo, con una película documental de Michael Moore (Bowling for Columbine, 2002). Entre medias una reguero de sangre y de sinrazón en otras muchas aulas teñidas de sangre. 

 ¿Qué ha llevado a Adam Lanza, de 20 años, a entrar en la escuela de Newton (Connecticut) armado con varias pistolas y un rifle semiautomático y disparar a quemarropa a 20 niños y 7 adultos... tras haber asesinado a su madre de un tiro en la cara y robarle el armamento?. Se ha divulgado en los medios de comunicación que este joven padecía el síndrome de Asperger, pero me parece una maniobra de distracción fatal, pues jóvenes con este trastorno del espectro autista los hay en todas partes y no van masacrando a la población. 

Respetemos a los pacientes con síndrome de Asperger y a sus familiares. Y analicemos, de una vez por todas, que la enfermedad no es del individuo, sino de la sociedad de Estados Unidos, una sociedad en donde a un joven de menos de 21 años le resulta casi más fácil conseguir un arma que conseguir una cerveza, una sociedad en la que en lugar de regalarte una batería de cocina por ingresar dinero en el banco, te regalan un rifle de precisión; una sociedad que vive atemorizada por el "enemigo", cuando el enemigo lo tienen en casa. 

Hay un gran problema en este sentido en Estados Unidos y ya enquistado: el problema al que nos referimos es la magnitud que ha alcanzado la violencia en los adolescentes y en los centros escolares, en general, y en la sociedad norteamericana, en particular. Es urgente una reflexión (y una respuesta) acerca de la naturaleza de la violencia en los Estados Unidos, el uso de armas por parte de civiles y la "teoría del miedo". Esta teoría merece una reflexión, pues los ciudadanos estadounidenses viven absortos en el miedo, idea inculcada desde la infancia por la familia y los medios de comunicación; y se pone énfasis en el hecho de que la única salida que encuentra la mayoría de la población sea la posesión de armas (de todo tipo) y que su comercialización es tan natural que cualquier persona pueda adquirirlas en un supermercado o en Internet. 

Cuando Gus Van Sant decidió titular a su película como Elephant lo hizo pensando en la parábola del ciego y el elefante: varios ciegos examinan diferentes partes de un elefante (orejas, piernas, rabo, trompa, etc); cada ciego está completamente convencido de que entiende la verdadera naturaleza del animal basándose en la parte que tiene en sus manos y, de esta forma, el elefante es visto como un árbol, o una cuerda, o una serpiente, pero ninguno puede ver el todo. Sea como sea, el símil es claro: el “elefante” de la violencia irrumpe en los centros escolares sin que los adultos y la sociedad (los “ciegos”) lo hayan podido detectar a tiempo. 

¿Cuántos "elefantes" y cuántos "ciegos" necesita la sociedad de Estados Unidos para curar su enfermedad: la enfermedad de la violencia desde infancia y adolescencia?. 

Ante tanto horror y sin razón, compartamos la belleza de esta canción, una canción de amor que dedico como una oración a las víctimas y sus familiares. Un dueto entre dos grandes voces (Celine Dion y Barbra Streisand) de dos países vecinos de Norteamérica, en donde la concepción de la vida es totalmente diferente: Canadá es una sociedad vecina a Estados Unidos que ha demostrado que es posible darle la espalda a la violencia. 
 "Tell him 
Tell him that the sun and moon 
Rise in his eyes 
Reach out to him 
And whisper 
Tender words so soft and sweet 
Hold him close to feel his heart beat 
Love will be the gift you give yourself..."