miércoles, 12 de diciembre de 2012

PROPOSITUS 39: Tratamientos con antiasmáticos durante el embarazo


Los estudios parecen indicar que el asma materna aumenta el riesgo de mortalidad perinatal, preeclampsia, parto pretérmino y bajo peso al nacer. El riesgo es mayor en caso de asma grave o mal controlada. 

Los fármacos empleados habitualmente en el tratamiento del asma son razonablemente seguros en la mujer gestante. Los estudios observacionales avalan la seguridad de los beta-adrenérgicos en el embarazo (el fármaco más estudiado es salbutamol), así como de los glucocorticoides inhalados. Para los beta-adrenérgico de larga duración los datos son limitados, aunque el perfil farmacológico y toxicológico es similar a los de corta duración. El uso de corticoides orales durante el primer trimestre de embarazo se ha asociado a un aumento en la frecuencia de labio leporino (estimado en 0,2-0,3%).; no obstante, es difícil de separar el efecto del fármaco del efecto del asma grave o no controlada, que se ha asociado con mortalidad fetal y/o materna. 

El asma en la mujer gestante debe tratarse con los mismos fármacos que se recomiendan para los asmáticos en general, tanto para el tratamiento de fondo como en las crisis de asma. En la mujer asmática embarazada es más seguro el tratamiento del asma con fármacos que el padecer síntomas de asma y exacerbaciones. 

Por tanto, es muy importante recordar a las mujeres asmáticas la importancia de mantener su tratamiento durante el embarazo. Además, lactancia materna no contraindica los tratamientos habituales para el asma. 

Sobre estos aspectos y más, versa el nuevo Propositus del ECEMC. Y, como siempre, recordar que desde la web del ECEMC-Fundación 1000, podéis descargar e imprimir también este útil documento.

 
(Foto: Playa de Cabo de San Juan. Parque Natural Tayrona. Colombia)