viernes, 19 de julio de 2013

Lactancia materna: encuesta nacional sobre hábitos de lactancia

Según una encuesta reciente el 69% de las madres encuestadas han amamantado a sus hijos hasta los 3 meses, 38% hasta los 4-6 meses y 33% hasta 7-12 meses. El 11% no han dado pecho debido principalmente por problemas con la lactancia en el hijo anterior, no subió la leche, incorporación laboral y preferencia por darle biberón.
Son los resultados de la Encuesta Nacional sobre Hábitos de Lactancia que ha desarrollado el grupo español de la Global Breastfeeding Initiative. Los datos se recogieron de los cuestionarios online enviados a 569 madres de niños menores de 2 años en España.

Los resultados de este trabajo se presentaron en el Ministerio de Sanidad el 2 de julio. Este evento se refleja en la prensa en Amamantar no es tan facil aunque la madre quiera hacerlo. En el mismo quedan reflejadas opiniones de mucho peso, que describen la realidad. "Muchas lactancias se inician con problemas, y si a esto añades que los profesionales no saben resolverlos, ya tienes el campo abonado para el abandono" comenta Mª Teresa Hernández coordinadora de la Iniciativa para la Humanización al Nacimiento y la Lactancia (IHAN)

Sin embargo las madres son conscientes de la importancia de la lactancia para sus hijos. Consideran que le protege de enfermedades infecciosas (81%), y para ellas, como madres, que es el método más natural (78%) y una satisfacción personal (50%). Otro dato de interés es que los niños con menos peso al nacer y los que viven en familias con menores ingresos económicos, toman pecho menos tiempo. Justo los que más se podrían beneficiar.
Estas cifras de lactancia materna están lejos de la recomendación de la Organización Mundial de la Salud: la mejor alimentación para el bebé es la lactancia materna durante los primeros seis meses de vida y complementada con otros alimentos hasta los dos años.

En este blog se han abordado las dificultades que tienen las familias y la necesidad de que se produzcan cambios para que el dar el pecho sea lo normal, y los niños amamantados sean la mayoría.
Con los resultados de la encuesta comprobamos una vez más que queda un largo camino por recorrer para que las familias recuperen el derecho a decidir acerca de lo que es mejor para sus hijos.