martes, 20 de agosto de 2013

Adecuación de la evidencia científica a la práctica clínica en la introducción del gluten


En 2008, el Comité de Nutrición de la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica (ESPGHAN) publicó unos comentarios sobre alimentación complementaria, donde se recomendaba la introducción de gluten en la dieta del lactante sano entre los 4 y 6 meses de vida, en pequeñas cantidades progresivamente crecientes y, siempre que sea posible, mientras el niño recibe aún lactancia materna. Estas recomendaciones suplían a las de ESPGHAN de 1981, donde se establecía (con insuficientes pruebas científicas) que el gluten no debía introducirse antes de los 4 meses y que podía ser recomendable postponerlo hasta los 6 meses. Existen datos recientes que han llevado a esta nueva recomendación de la ESPGHAN: una revisión sistemátcia con metanálisis de Akonbeng y cols, un estudio de cohortes de Norris y cols, la sucesiva experiencia epidemiológica en Suecia (estudios de Carlsson y cols, Olsson y cols y Myléus y cols), etc.. 

En las recomendaciones ESPGHAN se traduce evidencia robusta a favor del posible factor protector de la lactancia materna, y la introducción de gluten coincidente sobre la prevalencia de enfermedad celíaca diagnosticada, sustentada en una revisión sistemática de estudios observacionales y otros estudios, en los que se encuentran resultados clínicamente importantes, consistentes y con una relación dosis-efecto (a mayor prolongación de la lactancia materna, menor riesgo). 

La cuestión ahora es como pasar de la evidencia a la práctica clínica y confirmar si se está llevando a cabo. Este es el objetivo del reciente estudio publicado en Anales de Pediatría por la Red de Investigación de la SCCALP, fundamento en una encuesta llevada a cabo en 2011 a 1.015 padres realizado por 46 pediatra o enfermeros de pediatría de centros de salud de salud de Asturias y 6 provincias de Castilla y León. Un estudio con un diseño sencillo e impecable y en el que destacamos estos resultados: 
- La edad media de introducción de gluten fue 6,99 meses (DE 1,46, mediana 7). 
- Solo el 45,1% (IC95% 41,8 a 48,3) lo introdujo entre 4-6 meses. 
- Solo el 13,9% (IC95% 11,6 a 16,1) lo hace entre 4-6 meses con lactancia materna. 

Es decir, 3-4 años después de la publicación de la recomendación de la ESPGHAN, la introducción del gluten en la dieta del lactante manifiesta amplios márgenes de mejora: más de la mitad de los niños no introducen el gluten entre los 4 y 6 meses y el 86% no lo hacen en conjunto con la lactancia materna. 

Un ejemplo más de la importancia de la ADECUACIÓN de la práctica clínica a la evidencia científica, un ejemplo más de que si no tenemos en cuenta el quinto (y último paso) de este paradigma que hemos venido a llamar Medicina basada en la evidencia, esto de la M.B.E. será como nadar para morir en la playa...  

(Conflicto de interés: este artículo está realizado por muchos buenos amigos y codirigido por un amigo del alma especialista en "adecuación", por lo que sólo es representativo de la fortaleza de este trabajo. Quien quiera revisar otros estudios de adecuación que publicamos tiempo atrás, pueden revisar estas referencias sobre bronquiolitis, sobre convulsiones febriles, sobre asma, etc.).

2 comentarios:

Marta Ruiz dijo...

¿Cómo se puede introducir el gluten entre los 4 y 6 meses de edad del bebé si en ese periodo de tiempo lo recomendable es la lactancia materna exclusiva?
Yo tenía entendido que lo importante era introducir el gluten mientas se mantiene la lactancia pero no el adelantar la alimentación complementaria.

Patricia Vera dijo...

Opino igual que Marta. Si hasta los seis se hace lactancia exclusiva, ¿cómo se introduce el gluten antes?