lunes, 19 de agosto de 2013

Neo-Dividencias. Adecuada organización del transporte neonatal


Las gestaciones de riesgo y los partos que de ellas se derivan deben ser identificados para así poder ser atendidos en un centro especializado. El transporte ideal del recién nacido es el que se realiza in útero. Pero no todos los problemas pueden detectarse a tiempo para el traslado materno, y hasta un 30-50% pueden presentarse durante el parto o en el periodo neonatal inmediato. Por ello es necesario disponer de unos conocimientos de reanimación, estabilización y de un buen sistema de transporte neonatal que permita trasladar a los pacientes al servicio de Neonatología más próximo y más adecuado al nivel de asistencia que requieran. 

La Sociedad Española de Neonatología (SEN), a través de su Comisión de Estándares, ha querido revisar y actualizar en este documento las recomendaciones para el transporte intraútero, las indicaciones para el traslado neonatal, la organización y la logística necesarias para realizarlo (personal, comunicación, documentación, medio de transporte y equipamiento), la estabilización previa al mismo, el manejo durante el traslado y el ingreso en el hospital receptor. Y acaba de publicarse en Anales de Pediatría las Recomendaciones sobre transporte neonatal que conviene revisar. 

Un buen momento para reflexionar sobre 20 aspectos de la organización del traslado neonatal, según la Academia Americana de Pediatría (AAP): 

1) Debe hacerse de manera rápida y segura, por personal calificado, en el marco de un programa que permita establecer en forma prospectiva guías, servicios de consulta y consensos de tratamiento. 

2) Debe tener como objetivo el de proveer cuidado antes y durante el traslado, para continuar su recuperación en el lugar de aceptación, con el menor costo y la mayor efectividad. 

3) Debe existir un sistema de transporte que ofrezca al equipo de transporte todo lo técnicamente necesario para poder proveer un cuidado adecuado. 

4) Debe ser diseñado sobre la base de las necesidades y recursos de cada región. 

5) Debe ser articulado con los servicios donde se desarrolla y auditado, de forma tal que su integración esté garantizada. 

6) Debe funcionar los 365 días del año, los 7 días de la semana, las 24 horas, para garantizar continuidad y coherencia en la asistencia. 

7) Debe ser coordinado por personal calificado y estar integrado al sistema. La función de esta coordinación será diferenciada de la asistencial, y garantizará la comunicación intersectorial. 

8) Debe asegurarla igualdad de tratamiento para todos los recién nacidos. 

9) Debe estar designado con el único objetivo de tratar a recién nacidos enfermos, de manera tal que el equipamiento y recurso humano no sea desviado a otro grupo de pacientes. 

10) Debe proveer seguridad para el recién nacido con niveles de calidad y cuidado equivalentes a los ofrecidos en las Unidades de Cuidado Intensivo Neonatal. 1

1) Debe confeccionarse una base de datos, accesible para todos los integrantes del grupo, que permita revisar y auditar los datos retrospectivamente, con sus resultados. 

12) Debe ofrecer comunicación permanente entre los distintos integrantes mediante todas las opciones disponibles en la actualidad, incluidas las opciones de monitorización a distancia de las unidades de traslado y las redes sociales, que habilitan además a los gestores, integrantes del equipo de salud y familiares a consultar resultados y opciones de trasporte. 

13) Debe estar también a cargo del sistema de transporte la contrarreferencia de los pacientes ya tratados en condición de regresar a sus servicios de origen lo que le dará fluidez al traslado de pacientes. 

14) Debe estar garantizada la formación continua, pues un equipo calificado para cuidados críticos es el componente más importante en el transporte neonatal. 

15) Debe estar apoyado por soporte administrativo y dispondrá de un Coordinador del Programa, un Coordinador de Enfermería y un Equipo designado para el control de calidad. 

16) Debe elegirse el mejor sistema de traslado (aéreo o terrestre)según el clima y los recursos disponibles. 

17) Debe quedar muy claro que la aceptación del traslado para ese recién nacido, no excluye la necesidad de asistencia en el lugar de derivación, hasta la llegada del equipo de traslado. 

18) Debe tenerse en cuenta de que no rige el concepto de “cargar al RN y partir”, pues el equipo de traslado permanecerá en el lugar de origen de la derivación todo el tiempo que necesite el paciente para estabilizarse. 

19) Debe continuar el tratamiento necesario durante el traslado. 

20) Debe tenerse en cuenta la condición del paciente para la composición del equipo de traslado. Es condición indispensable contar con un médico y un enfermero. 

No es suficiente con tener transporte neonatal. El sistema de transporte neonatal tiene que someterse a auditoría continua, en busca de la excelencia. Si no se hace así, puede que prevalezcan sus debilidades a sus fortalezas, y sus amenazas a sus oportunidades. Está claro que las recomendaciones de la AAP son claras: sin objetivos, líneas estratégicas, organigrama y cronograma el transporte neonatal puede no ser coste-eficiente ni mejorar la atención del recién nacido. 

De ahí la necesidad de seguir las recomendaciones actualizadas de la SEN. Y de llegar a conseguir una foto como la que inicia este post: un equipo consolidado que cree en lo que hace y que es feliz con la organización y resultados.