viernes, 29 de noviembre de 2013

Causas de muerte. Reflexiones sobre un infograma


En GurusBlog han publicado este curioso infograma, extraído a su vez del Washington Post.

Se trata de un rompecabezas de piezas irregulares de diferentes tamaños y colores. En color rosa se agrupan todas las enfermedades no infecciosas, agrupando las cardiovasculares y el cáncer. Cada causa específica de muerte corresponde a una de las piezas pequeñas.

En color verde se encuentran las causas de muerte atribuidas a moticos no accidentales. Atención al dato: los suicidios son más frecuentes que los accidentes de tráfico...

Y el color amarillo, el que con diferencia nos concierne a todos los pediatras, agrupa las causas de miortalidad por enfermedades infecciosas y neonatales en general. Impresionan varios aspectos de este cuadro amarillo:

- En superficie es el más grande de todos.

- Entrando en detalle, vemos como la mortalidad relacionada con eventos neonatales, infecciosos o no, ocupa aproximadamente un 20% (a ojo) de todo el cuadrado amarillo. 

- Los "asesinos habituales de niños", a los que hemos dedicado muchas entradas en este blog, gozan de una preocupante buena salud: diarrea, infecciones del tracto respiratorio inferior, malaria, tuberculosis y SIDA. En su conjunto ocupan un 65-70% del cuadro amarillo.

De este esquema infográfico, en su conjunto, pueden extraerse algunas conclusiones que nos deberían hacer reflexionar:

- Muchas de estas enfermedades infecciosas son prevenibles o, al menos, sus devastadores efectos sobre la mortalidad mundial pueden ser paliados mediante sencillas maniobras de prevención y tratamiento. Vacunas, rehidratación, antibióticos, mosquiteras, antirretrovirales... Medidas tan baratas como edicaces para poder detener la sangría de vidas que cada año las enfermedades transmisibles se llevan.

- Respecto a las causas accidentales de muerte, llama mucho la atención que el suicidio haya adelantado a los accidentes de tráfico. Es un hecho del que ya nos hemos hecho eco en este blog a resultas de que en España esto ya sucede.

Todo lo expuesto, evidentemente,  no es nuevo. De hecho es sobradamente conocido. La pregunta es si, además de ser conocido, estamos haciendo todos lo suficiente para detener esta hemorragia de muertes evitables infantiles.

Una imagen vale más que mil palabras. Que esta imagen nos haga meditar. Gobiernos, organizaciones de salud internacionales y nacionales, ciudadanos de a pie... Seguramente todos podemos hacer más de lo que estamos haciendo.