lunes, 15 de septiembre de 2014

El buen quehacer del médico


Hace 6 meses, la Organización Médica Colegial (OMC) publicó un nuevo documento deontológico con el que pretendía orientar a los profesionales en el camino de las conductas y de las actitudes como la mejor garantía para la salud de los pacientes. Bajo el título de “El Buen Quehacer del Médico. Pautas para una actuación profesional de excelencia”, hoy compartimos este documento que no debe pasar desapercibido para ningún sanitario. 

Inspirado en parte en el Good Medical Practice del General Medical Council británico, "El Buen Quehacer del Médico", tiene como objetivo servir de instrumento a los médicos para alcanzar una conducta irreprochable y una actitud acorde con las expectativas de la sociedad, es decir, una actuación profesional de excelencia. Para lograrlo, proporciona referencias éticas, deontológicas y legales para que los médicos, con su competencia, responsabilidad y ética, identifiquen esos principios y valores en cada circunstancia concreta y los tengan en cuenta a la hora de tomar decisiones en su quehacer diario. 

El documento, de 48 páginas, viene dividido en 8 Ámbitos: 
- Ámbito 1. Profesionalismo en la práctica médica. 
- Ámbito 2. Relación médico/paciente: un vínculo de confianza. 
- Ámbito 3. Competencia profesional. 
- Ámbito 4. Comunicación y colaboración. 
- Ámbito 5. Relaciones intra- e interprofesionales y trabajo en equipo. 
- Ámbito 6. Seguridad y calidad. 
- Ámbito 7. La relación práctica profesional/aprendizaje: una fuente de mejora permanente. 
- Ámbito 8. Las organizaciones sanitarias y los sistemas de salud. 

Con este documento, la OMC continúa el trabajo marcado en torno a los valores y principios del profesionalismo médico para preservar los intereses de los pacientes por encima de los del propio médico. Y se suma así al cuerpo de doctrina deontológica de la corporación que incluye el "Código de Deontología Médica" (1990, 1999 y 2011), el trabajo “Profesión médica, profesional médico y profesionalismo médico” (2010), y al “Manual de Ética y Deontología Médica” (2012).