lunes, 30 de mayo de 2016

Cuidando con la razón y con el corazón


Este pasado fin de semana tuvo lugar la IX JORNADA DE HUMANIZACIÓN PARA NIÑOS Y NIÑAS en el Hospital Universitario y Politécnico La Fe, con un programa con una Conferencia inaugural y tres Mesas redondas: 
- Salud Mental, ¿cuál es la meta? 
- Adolescentes... un mundo aparte ¿o no tanto? 
- Profesionales, ¿competentes para humanizar? 

El lema de este año “Por tu salud y por tu sonrisa” marcó lo que fue un encuentro en el que analizar y optimizar los factores que contribuyen a mejorar la estancia de los niños y sus familias en los hospitales, en definitiva, a humanizar. Y allí estuvimos presentes como hospital, con la participación activa de nuestra compañera oncóloga pediátrica, la Dra. María Tasso, y la presentación de un póster junto a las profesoras de la Unidad Pedagógica Hospitalaria. 

Hoy queremos destacar algunos puntos de interés de la Conferencia inaugural lleva a cabo por Dña. Pilar Barreto, Catedrática de Psicología Clínica de la Universidad de Valencia, bajo el título de "Cuidando con la razón y con el corazón", que lo dice todo por sí solo. 

El asesoramiento ("counseling") de la OMS nos da tres claves para conseguirlo: Actitudes, Conocimientos y Habilidades. Y todo ello se aprende con el estudio y la práctica, con sensibilidad. 

La EXCELENCIA CLÍNICA para el encuentro de razón y corazón supone, al menos, estos cuatro puntos: 
1. Eficiencia profesional 
2. Satisfacción de los pacientes: confianza, compresión y acompañamiento emocional. 
3. Satisfacción profesional y personal: actitudes de respeto y solidaridad con el sufrimiento, conocimientos, competencia (relacional y emocional) 
4 Buen funcionamiento de equipo: objetivos comunes, capacidad de cooperación, habilidades de relación, crecimiento y enriquecimiento mutuo. 

Porque en los VÍNCULOS que unen cerebro y corazón se contacta con lo racional y con lo emocional del ser humano. Y un vínculo significativo es conexión con el sufrimiento y con las fortalezas del paciente, manteniendo el equilibrio. Y donde es importante hablar de las conexiones sanadoras, que es saber que el profesional es en sí una herramienta terapéutica poderosa, donde un estado emocional equilibrado permite transmitir confianza y sanación. 

Y está claro que hay una serie de riesgo de poner cerebro y corazón de forma continua en el trabajo y dos muy a tener en cuenta: 
- "Burnout", que deriva del malestar psicológico producido por estrés laboral, y ocasiona disminución del rendimiento, bajas laborales, mayor conflictividad de equipo, etc. 
- Fatiga por compasión (el trauma vicario), que deriva de la relación entre el clínico y el paciente y es el coste por cuidar al paciente con dolor. 
Aunque disponemos de ciertos protectores frente a ello, como el Compromiso, el Autocuidado y la Satisfacción por la compasión (el gozo que deriva del trabajo de ayudar a otros) 

Es bueno (y necesario) cuidar con la razón y con el corazón. Y hacerlo bien y estar bien como profesionales, y para ello conviene revisar algunas INTERVENCIONES en las que conviene adquirir formación: 
- Comunicación asertiva 
- Estrategias de solución de problemas 
- Gestión del tiempo 
- Reducción de ansiedad 
- Reestructuración cognitiva 
- Aumentar la gratificación 
- Nivelar objetivos y expectativas 
- Trabajar el sentido del humor, la reina de los protectores. 

Y se comentaron algunas prácticas que ayudan al desarrollo terapéutico del yo: 
- Autoconocimiento: familiarizarnos con nuestra historia, nuestras fortalezas y debilidades, lo que permite trabajar los retos emocionales para que no se proyecten en los demás. 
-Autoempatía: mirarnos con cariño, con actitud afectuosa y autoaceptación al darnos cuenta de conocer nuestras debilidades. Ayuda en ello la meditación del amor benevolente . 
- Atención consciente, mediante la práctica continuada de la meditación 
- Consciencia contemplativa: tomar consciencia de la posibilidad de encontrar significado a través de nuestros valores, con el resultado de establecer conexiones sanadoras. 
Y para ello es muy recomendable el contacto con la naturaleza para encontrarnos con nosotros y con los otros. 

Buenos consejos en una conferencia en busca de cuidar con la razón y con el corazón. De cuidar a nuestros pacientes y de cuidarnos como profesionales sanitarios.