viernes, 9 de septiembre de 2016

Aleatoriza y realeatoriza,... pero bien


Ya hace dos años comentamos el interés de la sección de la apreciada revista Pediatría de Atención Primaria titulada “LECTURA CRÍTICA EN PEQUEÑAS DOSIS”, una sección cuyo autor es mi buen amigo, el Dr. Manuel Molina, compañero de aventura en Evidencias en Pediatría, y quien nos regala en cada número píldoras sobre medicina basada en pruebas. 

Y para muestra un botón. Su último tema, titulado como "Realeatorización: en busca del tamaño muestral" es un ejemplo de cómo hacer fácil lo aparentemente complicado y, sobre todo, cómo aprender conceptos necesarios como sanitarios para leer mejor (y críticamente) artículos científicos.

Todos conocemos que la aleatorización es una de las claves del ensayo clínico. Pero la realeatorización es un paso más allá, con sus características, requisitos y métodos de análisis, que es preciso conocer pues puede ser tremendamente útil cuando existan dificultades para alcanzar el tamaño muestral y la situación clínica favorezca su aplicación, pero que su uso incorrecto puede sesgar la estimación de efecto del tratamiento y poner en duda las conclusiones del estudio. 
Para aplicar este método correctamente son necesarios cumplir tres requisitos: 
1) Los pacientes solo pueden realeatorizarse una vez completado el periodo de seguimiento de la aleatorización anterior. 
2) Las aleatorizaciones en el mismo paciente deben hacerse de manera independiente. 
3) El paciente debe recibir el mismo beneficio de cada intervención cada vez que es aleatorizado.

Vale la pena la lectura del documento íntegro (en el enlace anexo) para conocer la utilidad y el alcance de este tipo de documentos.

1 comentario:

Xose Manuel Meijome dijo...

El enlace no funciona; el correcto es http://www.pap.es/FrontOffice/PAP/front/Articulos/Articulo/_IXus5l_LjPrH2v1NLAvLVCszDeYK-rG-