martes, 20 de diciembre de 2016

Hay médicos antivacunas y están entre nosotros





Lo hemos podido leer en la prensa. "Hasta 4 médicos expedientados en Cataluña por desaconsejar las vacunas".

Vivimos en una extraña época en la que cualquier disparate, por absurdo que parezca, tiene su público. Dentro de la medicina y fuera de ella. Como si todas las opiniones tuvieran el mismo valor, y no es así. "La Tierra es plana", "El sol gira alrededor de la Tierra", son eso: opiniones absurdas que - sí, creedlo - tienen aún seguidores en pleno siglo XXI (clicad en los enlaces). Sostener lo contrario a esas afirmaciones sería "nuestra opinión", y no sería de un valor superior que afirmar los disparates antes consignados.

Negar la eficacia de las vacunas, negar los millones de vidas salvadas y de secuelas evitadas gracias a las mismas es tan absurdo como sostener que la Tierra es una inmensa llanura y que si corremos demasiado nos caeremos por uno de los lados. Negar la eficacia de las vacunas es, además, más peligroso que sostener cualquiera de las frases estúpidas (que para mucha gente son ciertas, ojo) que he entrecomillado más arriba. Confundir a la población sobre el que es quizá el acto preventivo más eficaz que actualmente puede recomendar un médico debería ser considerado, para el que esto escribe, como un acto criminal y perseguible por la Justicia.

Aún no hemos llegado a esto desgraciadamente, pero parece que algunos Colegios de Médicos han visto - por fin - la luz. El Consejo de Colegios de Médicos de Cataluña, al parecer, ha expedientado a cuatro "colegas" de profesión por su activismo antivacunal. Más vale tarde que jamás. Os dejo la nota, en un catalán muy fácil de entender, que ha emitido la Comisión de Deontología del Colegio Oficial de Médicos de Barcelona sobre este desgraciado tema.

Queda mucho por hacer. El "antivacunismo", la homeopatía, las pseudociencias en suma, campan a sus anchas de forma inexplicable por nuestro país. Sorprende que, en nuestra muy interconectada y teóricamente bien informada sociedad, estos movimientos disfruten de tan buena salud. Sorprende y alarma. Desde este blog no podemos hacer nada más que hacernos eco de esta noticia y, por supuesto, y aunque sea una perogrullada, recordar a nuestros padres, pequeños pacientes y - ay... - a algunos "colegas" que las vacunas son eficaces, eficientes, seguras y efectivas.