lunes, 27 de febrero de 2017

Bibliometría e indicadores de actividad científica (1). La evaluación de la investigación y de la actividad científica en pediatría a través de la bibliometría


Desde hace 7 años venimos publicando mensualmente en la revista Acta Pediátrica Española la sección Formación en Información en Pediatría: 
- Durante los años 2010 y 2013 publicamos 25 capítulos sobre Fuentes de información bibliográfica en Pediatría. 
- Entre los años 2013 y 2016 publicamos 38 artículos sobre Comunicación científica
- Y ahora, en el año 2017 comenzamos una nueva serie de esta sección y que hemos titulado BIBLIOMETRÍA E INDICADORES DE ACTIVIDAD CIENTÍFICA, un área en que los autores hemos trabajado durante décadas y que esperamos que sea de utilidad para el lector los recursos que vamos a explicar y volcar en los sucesivos capítulos. 

Y comenzamos con las bases de esta ciencia, la Bibliometría; definida en el Medical Subject Headings (MeSH) de Medline como “la utilización de métodos estadísticos en el análisis de la literatura para mostrar el desarrollo histórico de los campos científicos y los patrones de autoría, publicación y uso"

Para utilizar los indicadores bibliométricos de forma apropiada es necesario conocer profundamente al menos tres aspectos: a) el tipo de área temática que se quiere analizar y su tamaño; b) las características, bondades y limitaciones de los indicadores bibliométricos, lo que permitirá elegir los apropiados en cada caso; c) las fuentes bibliográficas que pueden aportar la información necesaria para su determinación. 

Una de sus principales aplicaciones de los estudios bibliométricos es servir de apoyo en la política científica y en la evaluación de la actividad investigadora. Algunas de las principales aplicaciones de los indicadores bibliométricos son: 
1.Utilización en política científica. 
2.Evaluación de la investigación de centros de investigación, comunidades, países y científicos. 
3.Identificar las tendencias de crecimiento y evolución del conocimiento en un área o campo temático y el surgimiento de nuevas áreas. 
4.Identificar las revistas que constituyen el núcleo de un área. 
5.Conocer quién lidera la investigación en un campo. 
6.Saber qué publicaciones han obtenido una mayor repercusión e impacto. 
7.Identificar el frente de investigación en un área. 
8.Seguir las ideas de otros a través de sus citas. 
9.Conocer la obsolescencia de la literatura científica y la vida media de las publicaciones. 
10.Conocer el grado de colaboración nacional o internacional existente en un área. 
11. Prever las tendencias de publicación. 
12. Estudiar la dispersión de la literatura científica. 
13. Analizar los procesos de citación y de co-citación. 
14. Analizar la evolución de un campo a partir del análisis de las palabras clave asignadas a los documentos. 

Esta serie se distribuye en varias entregas cuyo objetivo es difundir entre los pediatras las principales tendencias actuales en la evaluación de las publicaciones y de la actividad científica, teniendo en cuenta las nuevas propuestas que han surgido desde el nacimiento de internet. Los principales capítulos a los que nos estamos refiriendo vienen comentados en el artículo anexo.

Toda la información en el artículo anexo y que también se puede recuperar de la revista Acta Pediátrica Española.


No hay comentarios: