jueves, 8 de octubre de 2009

Intervenciones basadas en pruebas para la gripe pandémica

Encadenar tres entradas de blog sin hablar de la gripe parece estos días casi imposible. Pero cuando hay que decir algo - y por quien lo dice merece ser reseñado - hemos de volver, nuevamente, a este tema.

En la blogosfera tenemos un blog británico que merece consultarse periódicamente: "Trust The Evidence". Sus responsables son Carl Henegan y Ami Banerjee, del Centre for Evidence Based Medicine de Oxford.

La entrada del 7 de octubre merece la pena ser leída con atención: "Five sensible evidence-based policies for swine flu", y está firmada por Carl Henegan.

La información es clara y aquí simplemente resumiremos parte de los cuatro aspectos que tienen base bibliográfica en la que apoyarse:

1.- Lavado de manos (revisión sistemática reciente del BMJ). En esta revisión, Tom Jefferson y sus colegas estudiaron el efecto de diversas intervenciones físicas para interrumpir o reducir la propagación de virus respiratorios. Muchas son intervenciones simples y de bajo costo. Entre ellas, el lavado de manos 10 veces al día reduce a la mitad la propagación de las infecciones respiratorias.

2.- Vacunación: ¿En masa? la política frente a las pruebas. Jefferson, del Cochrane Vaccines Field, refiere que las vacunas inactivadas tienen poco o ningún efecto, siendo la mayoría de estudios realizados sobre el tema de pobre calidad metodológica.

3.- No deben administrarse antivirales a todo el mundo. Los beneficios de estas drogas son limitados. En los niños, los inhibidores de la neuraminidasa sólo proporcionan un beneficio pequeño acortando la duración de la enfermedad y tienen poco efecto sobre las exacerbaciones del asma o el uso de antibióticos.

4.- No cerrar las escuelas. Las pruebas sobre la efectividad de estas medidas son débiles y basadas en modelizaciones teóricas. A ello hay que sumar el coste económico por semana de cierre, que oscilaría entre 0,2 y 1,2 millones de libras.

En "Trust The Evidence" se anima a los lectores a proponer más medidas basadas en pruebas para afrontar la gripe, a añdir a las mencionadas. Si alguien se anima, desde la entrada del blog, al final, se puede contribuir con nuevas ideas que estén fundamentadas en pruebas científicas sólidas.