miércoles, 6 de julio de 2011

Lecturas recomendables en sanidad en tiempo de crisis económica


La crisis económica en España es complicada. Su repercusión en el Sistema Nacional de Salud (SNS) ya es visible, pero intuimos que algunas consecuencias aún están por llegar, pues la situación actual no parece sostenible. Surgen especulaciones de qué medidas están por llegar y cómo afectarán al usuario externos (pacientes) e interno (profesionales sanitarios). El SNS parece tener por delante el periodo de desinversión más pronunciado y largo de su historia: con porcentajes de gasto cercanos al 45% para las remuneraciones de personal y al 20% para los productos farmacéuticos, estás áreas están en la mira de forma casi ineludible si se pretende una reducción inmediata del gasto sanitario público, pero es previsible que la desinversión continúe en formas muy variadas a medida que los déficit presupuestarios vayan calando en los diferentes centros de gasto.
Conviene disponer de información relevante para acercar las especulaciones a la realidad. Recomiendo la lectura de dos artículos de Gaceta Sanitaria, firmados por compañeros con amplios conocimientos en investigación en servicios de salud, economía de la salud y políticas farmacéuticas.

-Identificación y priorización de actuaciones de mejora de la eficiencia en el Sistema Nacional de Salud
Trece panelistas con experiencia en diversos ámbitos de la macro, meso y microgestión sanitarias combinaron aspectos de tres técnica grupales (brainstorming, grupo nominal y método de consenso Rand) para responder a una pregunta: ¿Qué acciones/medidas podrían ser iniciadas en los próximos meses para mejorar la eficiencia, y reducir el derroche y/o el gasto innecesario en el SNS, manteniendo los resultados clínicos y de salud para pacientes y poblaciones?.
El panel propuso 101 posibles medidas para mejorar la eficiencia del SNS, que junto a las 11 contenidas en los Reales Decretos-Ley 4 y Ley 8 de 2010, suman un total de 112 propuestas valoradas. Las propuestas se centraron en el buen gobierno y la transparencia (que incluye reconducir la partitocracia, despolitizar los cargos de gestión, etc), la concentración de servicios y optimización del tamaño del hospital, el refuerzo del papel de la atención primaria y coordinación entre niveles asistenciales, la reducción de actividades asistenciales y preventivas de escaso valor, la gestión de la demanda (que puede incluir copagos, pero no como único elemento), la gestión de la incorporación de nuevas tecnologías y medicamentos (que incluye la medida sobre los precios), la reforma de las políticas de personal (que incluye combatir la endogamia y evitar la escasa movilidad de personal, reorientar los incentivos, etc) y otra serie de actuaciones reguladoras y de gestión.
En el artículo se comenta también que muchas de las estrategias actuales del SNS (planes especiales de reducción de listas de espera, incentivos a los profesionales, incorporación de nuevas tecnologías y programas preventivos, ampliación de la oferta hospitalaria, construcción de nuevos –y emblemáticos– edificios, incrementos en el número de licenciados, etc.) provienen aún de una etapa de presupuestos expansivos. Y considerando los largos plazos que tradicionalmente muestra el sector sanitario entre la generación de políticas, su aplicación y la obtención de resultados, parece importante modificar cuanto antes el discurso de periodo expansivo para adaptarse a unos tiempos en que debe primar la mejora de la eficiencia interna.

-La calidad del Sistema Nacional de Salud: base de su deseabilidad y sostenibilidad.
Artículo de opinión y reflexión del SNS con tres apartados importantes: 1) Calidad como diferencia entre lo que se consigue y lo que se puede conseguir; 2) Buen sistema, mal pronóstico; y 3) Propuestas para mejorar la calidad: consolidar el estado de bienestar, reducir la brecha y aumentar la productividad.

Buenas lecturas, para malos tiempos. Lecturas para tener en cuenta. Seguro que después del verano tendremos más noticias… y comprobaremos las medidas “anticrisis” que adoptarán el gobierno central y los autonómicos en el SNS.