martes, 3 de julio de 2012

¿Repercute la crisis sobre la atención sanitaria infantojuvenil?



¿Está repercutiendo la actual crisis económica en la atención sanitaria a los niños y adolescentes? Esta es la pregunta la que la Sociedad de Pediatría de Madrid-Castilla La Mancha (SPMYCM) ha intentado dar respuesta mediante un cuestionario respondido por pediatras.

Los resultados son preocupantes y, desde luego, extrapolables a otras zonas de España. Se dividen en dos grandes áreas, consecuencias de las dificultades económicas de las familias y consecuencias de los recortes indiscriminados en materia sanitaria.

Os mostramos a continuación el resumen de los principales resultados:

"La SPMYCM publica un documento con el resumen de los resultados de la encuesta sobre la repercusión de la crisis económica en Pediatría en el que concluye que la misma está afectando tanto a la atención sanitaria que se ofrece a la población infantil y juvenil como a las condiciones de trabajo de los pediatras. 


REPERCUSIÓN DE LA ACTUAL CRISIS ECONÓMICA Y DE LAS MEDIDAS QUE SE ESTÁN TOMANDO PARA COMBATIRLA EN LA ATENCIÓN PEDIÁTRICA EN MADRID y CASTILLA-LA MANCHA. 


En la Sociedad de Pediatría de Madrid y Castilla-La Mancha (SPMYCM) nos hacemos eco de las preocupaciones que un significativo número de pediatras ha expresado a través de un cuestionario realizado recientemente, y cuyos resultados permiten concluir que se está produciendo un claro deterioro de la calidad asistencial. 


Los principales motivos que, según los resultados de este cuestionario, conducen a esta conclusión, son los siguientes: 


DERIVADOS DE LAS DIFICULTADES ECONÓMICAS DE LAS FAMILIAS: 
  • Aumento de patología psicosocial como consecuencia de las dificultades económicas y laborales en las familias.
  • Dificultad para adquirir medicamentos, principalmente para enfermedades crónicas. 
  • Dificultad para adquirir alimentos adecuados para la edad infantil, fundamentales en este periodo de crecimiento 
  • Falta de asistencia a revisiones y citas programadas derivada de la situación de precariedad laboral de los padres. 
  • Bajas en seguros médicos privados y trasvase de pacientes a la sanidad pública, con la consiguiente sobrecarga en las consultas y deterioro en la atención médica como consecuencia de la mayor presión asistencial. 
  • Inequidad y desigualdad en el acceso a una atención pediátrica de calidad y a tratamientos adecuados.



DERIVADOS DE LOS RECORTES INDISCRIMINADOS EN MATERIA SANITARIA: 
  • Retirada de la financiación de productos sanitarios necesarios para la prevención o el correcto control y tratamiento de determinadas enfermedades (dispositivos para la administración de medicamentos para el asma, vacuna conjugada antineumocócica…) 
  • Alto porcentaje de niños que no son atendidos por especialistas en pediatría. 
  • Sobrecarga asistencial motivada por cupos excesivos, falta de suplentes y aumento de niños provenientes de la sanidad privada. 
  • La sobrecarga asistencial imposibilita una adecuada programación de las actividades preventivas. 
  • Gran desmotivación de los profesionales por la continua falta de consideración a su trabajo, agresión a sus condiciones laborales y pérdida significativa y progresiva de sus retribuciones. 



La situación actual de la pediatría en Madrid y en Castilla-La Mancha es muy preocupante y desalentadora, según la percepción que de ella tienen los profesionales que a diario cuidan de la salud de los niños. 


Entendemos que los responsables políticos en temas sanitarios no están aplicando las recomendaciones de la Unión Europea, como la expresada en el Informe Conjunto sobre Protección Social e Inclusión Social 2009 que establece que “los Estados miembros deben impulsar esfuerzos para aplicar las estrategias globales contra la pobreza y la exclusión social de los niños, incluyendo el cuidado infantil de calidad, accesible y asequible”; más bien parece que la evolución de los últimos años conduce a todo lo contrario. 


Los resultados de este cuestionario deberían hacer reflexionar a nuestras autoridades sobre si las medidas que están tomando son las más justas y adecuadas para superar una crisis que no han causado los profesionales de la sanidad, ni mucho menos la población infantil, y sobre los que están recayendo de forma injusta y exagerada unas medidas de extrema dureza que solo conseguirán el progresivo deterioro de la calidad de la asistencia pediátrica y, por lo tanto, de la salud de los niños madrileños y castellano-manchegos".

Es importante tener presentes los resultados de este cuestionario, y que lleguen además a todas las autoridades políticas. Podéis descargároslos desde este enlace o bien desde esta misma entrada del blog: