lunes, 24 de septiembre de 2012

Dr. Google está aquí... y ha venido para quedarse


La mitad de los internautas utiliza la Red para informarse sobre temas de salud. El buscador más utilizado es Google... y el "Dr.Google" está aquí y ha venido para quedarse. Y los expertos vaticinan que cada vez tendrá más pacientes. 

Esta es una de las muchas conclusiones del informe de "Los ciudadanos ante la e-Salud" presentada el pasado mes de julio. Un problema evidente en este campo es la falta de credibilidad de algunos contenidos, lo que mina la confianza de los pacientes y, sobre todo, puede ser perjudicial para la salud. Es por ello que médicos y pacientes piden que se “prescriban” webs de información fiable. 

Los blogs se están convirtiendo, poco a poco, en una fuente de información cada vez más usada y apreciada. En este sentido los pediatras hemos dado un paso adelante... Y de ello habla este reportaje que acaba de salir en la revista "Ser Padres". En este caso los entrevistados fuimos Amelia Arce, la "mamá pediatra", Jesús Martínez, el "médico de mi hij@", y yo mismo. Pero podían haber sido cualquiera de nuestros compañeros y amigos pediatras activos en la Blogsfera pediátrica y algunos de cuyos nombres vienen recogidos en el artículo adjunto. 

Un punto esencial para Dr. Google (y para toda la información que los padres y usuarios recuperan de Internet) es que sea rigurosa, ética y fiable. Hace 8 años se publicó en Anales de Pediatría un interesante estudio sobre la interacción con los padres a través de internet de las sociedades pediátricas de la Asociación Española de Pediatría (AEP) y de la Asociación Latinoamericana de Pediatría (ALAPE). Probablemente algunos datos estudiados en la encuesta ya hayan mejorado hoy, pero lo que sigue siendo vigente es la lista de comprobación que los autores proponen para identificar y subsanar los problemas identificados y conseguir una mejor calidad de las webs pediátricas y una mejor interacción con los padres. Este decálogo para identificar una buena página en Internet se puede revisar en una entrada previa de este blog.

Así pues, si los padres, pacientes y usuarios demandan información en internet, es responsabilidad del pediatra (y de cualquier profesional sanitario) ofrecer esta información de forma adaptada, rigurosa, veraz, actualizada y sin conflictos de intereses. Porque Dr Google está aquí... y ha venido para quedarse. Aunque nunca deberá sustituir al juicio del buen médico.