lunes, 2 de diciembre de 2013

Paracetamol y asma: ¿existe relación?


Los estudios epidemiológicos han demostrado un aumento mundial de la prevalencia de asma en las últimas décadas, aunque con importantes variaciones de unos países a otros. La causa de este incremento está aún por esclarecer y, probablemente, sea multifactorial. Se han encontrado asociaciones con diversos factores medioambientales: dietéticos, económicos, tabaquismo, polinización, polución, infecciones respiratorias y medicamentos. 

La exposición al paracetamol (el fármaco más utilizado para la fiebre y dolor en la infancia, junto con el ibuprofeno) se ha relacionado con el desarrollo del asma y otras enfermedades atópicas. El carácter observacional de los estudios publicados no permite establecer una relación causal. Es por ello que un reciente estudio publicado en Anales de Pediatría realiza una revisión exhaustiva del tema. 

El principal factor de confusión en la mayoría de los estudios es la posibilidad de que los niños asmáticos tengan más infecciones o más síntomas (fiebre) durante las infecciones en la infancia que los niños sin asma; y, por ello, el empleo de paracetamol no sería la causa de que presentaran asma, sino su consecuencia. Otras cuestiones deberían responderse en esa posible relación de causalidad: 1) si el paracetamol sería una causa de aparición de asma, de su mantenimiento o de su agravamiento; 2) si actúa de forma independiente o asociado a otros factores; 3) si el efecto es diferente según el momento de la exposición. 

Las sociedades pediátricas firmantes de este artículo (SEICAP, SENP, SEPEAP, AEPap y CMED-AEP) y a partir de los datos analizados, establecen las siguientes recomendaciones

- Evitar el uso inadecuado de los fármacos antipiréticos y promover una utilización racional de los mismos con el fin de minimizar sus posibles efectos indeseables, insistiendo en la educación de las familias para dirigir su empleo al alivio del dolor y del malestar asociados a la fiebre, más que a conseguir la normalización de la temperatura. 
- No se considera necesario evitar el paracetamol durante la gestación, ni en niños sanos, asmáticos o con riesgo de asma, si su empleo se ajusta a las recomendaciones del punto anterior. 

Todos los datos en este interesante artículo de gran utilidad, pero en donde echamos en falta la descripción explícita de la metodología de búsqueda de la información y el método de consenso utilizado por el grupo de trabajo.  Aún así, este no es un tema nuevo, y las recomendaciones son consistentes: hace ya más de un año el blog Sano y salvo se hacía eco de esta potencial relación y también concluía que "no hay necesidad de recomendar ningún cambio en la práctica clínica actual, aunque la prudencia dicta un uso cauteloso de medicaciones, incluso consideradas seguras, como paracetamol particularmente durante el embarazo y los dos primeros años de vida".